En otoño, más Cercanías que nunca

En los últimos años, el crecimiento de los pueblos de la perifería de algunos de los principales núcleos urbanos del país ha aumentado el interés por los trenes de Cercanías. Los motivos son obvios: no sólo son una manera eficaz de ahorrarse atascos –y gasolina– sino que sus horarios permiten planificar la hora de entrada y salida al trabajo, contando con unos índices de puntualidad que en Renfe intentamos se cumplan escrupulosamente.

cartel campaña Cercanias Madrid

Es curioso el ambiente que se crea en el interior de un vagón de Cercanías; la duración del viaje y la abundancia de asientos disponibles lo convierten en un entorno donde la gente hace algo más que desplazarse, y aprovecha para entretenerse con todo tipo de actividades. Leer el periódico es una de las más comunes, pero de un tiempo a estar parte las nuevas tecnologías han ido reclamando su sitio, y no es raro ver a viajeros que aprovechan no tener que conducir para solucionar llamadas telefónicas pendientes, escuchar música con sus MP3, trabajar con el portátil o sustituir la tradicional lectura de libros en papel –¡cuántos libros no se habrán leído en los Cercanías!– por los nuevos ebooks.

En Renfe hemos procurado en todo momento ampliar esta red para adaptarnos a las necesidades de una población de viajeros que no ha dejado de crecer. Sin embargo, siempre queda la duda de si los Cercanías son lo suficientemente conocidos. Por ese motivo, en los próximos días se van a poner en marcha varias campañas publicitarias centradas en tres de los núcleos urbanos donde más se utiliza este servicio: Madrid, Bilbao y Málaga,

todas destinadas a comunicar las ventajas de este medio de transporte en lo referente a ahorro de tiempo, de conducción, y de estrés.

Bajo el lema “En Madrid no hay distancias, hay cercanías”, la campaña en la capital de España se centrará en destacar la proximidad de este servicio, con frases de usuarios que sirvan al tiempo de ejemplos prácticos: “Yo pillo el Cercanías y estoy en el centro en 20 minutos”. En Bilbao, el objetivo fundamental es comunicar la mejora en los tiempos de viaje –de Santurce al centro de Bilbao en 18 minutos, desde Orduña en 40 minutos, Llodio en 27 y Mirabelles en 16 minutos, además del incremento de trenes entre ésta última localidad y el centro de Bilbao– para lo cual se ha recurrido a eslóganes humorísticos basados en la (presunta) tendencia de los bilbainos a exagerar: “¿Se puede estudiar la carrera de medicina en un trayecto de Cercanías y entre curso y curso hacer un sudoku?” “¿Se puede leer La Odisea en un solo viaje y además dormir un rato?” “¿Son exagerados los de Bilbao y por eso los trenes de Cercanías tienen que ser exageradamente rápidos?”

Málaga es la tercera capital que potenciará con publicidad el uso de los Cercanías, aunque en esta ocasión el mensaje básico es comunicar la llegada del servicio a las estaciones de Guadalhorce y Aeropuerto. Los trenes de la línea C-1 Málaga-Fuengirola, que ofrecen 35 circulaciones por sentido durante los días laborables, utilizan ahora las dos nuevas estaciones en sustitución de los antiguos apeaderos, lo que además refuerza la conectividad entre el servicio AVE y el avión, con sólo 17 minutos de viaje a María Zambrano.

En conjunto, y como siempre, la idea es ofrecer el mejor servicio y darlo a conocer. Para garantizar un transporte puntual, y a la vez una buena alternativa de aprovechar el tiempo.

Comparte y disfruta:
Hay 6 comentarios de para este artículo
  1. Null at 23:19

    Está muy bien que quieran potenciar el transporte público en estas comunidades, de hecho el problema del petroleo va a afectar mucho lo que son los desplazamientos en coche y es bueno contar con transporte público. Y por ello pido desde mi humilde comentario que Renfe cree más zonas de Cercanías ya que hay muchas zonas que tienen potencial y no se ha potenciado.

  2. Miguel Ángel at 16:03

    Los servicios de Cercanías en España están entre los mejores de Europa, comparables al S-Bahn en Alemania, que con sus 14 núcleos y horarios cadenciados, puede considerarse el mejor de todos.

    La única excepción -la situación en Barcelona se está mejorando con las nuevas inversiones en la infraestructura- son las Cercanías de Santander, donde un día sí y otro también problemas en la infraestructura inciden en un servicio bastante deficiente.

    Pero la nota media en conjunto es elevada y justo es reconocerlo.

  3. Null at 21:47

    Miguel Angel, es cierto, los cercanías de este país son bastante buenos, aun así animo a mejorarlos aún más. Por poner un ejemplo, en la región de Murcia pues el servicio se presta con trenes diesel y creo que por el bien del medio ambiente se debería de electrificar o apostar por energias como el hidrógeno (creo recordar que FEVE está realizando pruebas en un ramal de mercancias fuera de servicio en Asturias). Pero creo que esto no depende de Renfe o de ADIF si no del Ministerio de Fomento, como la creación de nuevas zonas de Cercanías como apunta Renfe.
    Bueno, pasito a pasito se irá mejorando todo, ¿verdad? 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *