La Real Academia de Gastronomía se sube al tren

La comida en el tren tiene una larga tradición. Se remonta desde los lujosos servicios de los vagones restaurante de los ferrocarriles de otra época (que aún siguen vigentes, adaptados a los nuevos tiempos, en los trayectos de más larga distancia) a los vagones cafetería, donde la gente acude para tomar aperitivos, tentempiés y sandwiches. Lo que no está improvisado es nuestro cuidado en la preparación de los menús. La preocupación por la calidad y por ofrecer platos variados y saludables es constante en los responsables de nuestro servicio de restauración.

Momento de la firma del acuerdo entre Teófilo Serrano, presidente de Renfe (centro), y Rafael Ansón, presidente de la Academia (derecha), en presencia del Ministro de Fomento José Blanco.

Con esa misma finalidad, hemos suscrito con la Real Academia de Gastronomía un Convenio de Colaboración, mediante el cual recibiremos asesoramiento en materia de alimentación, elaboración de platos temáticos y alimentos saludables para nuestros menús durante todo el año 2011. La Academia trabajará con la Dirección General de Viajeros y con la empresa Cremonini, nuestro actual proveedor de servicios de a bordo, y entre los objetivos de esta labor conjunta está el prestar una mayor atención a la adquisición de productos españoles existentes en el mercado, y a los productos propios de cada región por donde circulan los trenes que ofrecen servicios de catering.

Quizá sea este un buen momento para recordar que en estos trenes tenemos disponibles desde hace años una serie de menús especiales donde buscamos satisfacer las necesidades que los viajeros podáis plantearos por motivos de edad –con menús para niños–, salud –ofrecemos menús bajos en sodio, o específicos para diabéticos, celiacos, vegetarianos o lactovegetarianos– o religión con atención a las precepciones católicas (vigilia), judías (kosher) o musulmanas. Para asegurar su servicio, debéis solicitarlos en el momento de la adquisición del billete, con una antelación mínima de 24 horas antes de la salida del tren en los Alaris, Altaria, Alvia, AVE y Euromed, y 72 horas en el Trenhotel, tanto para trayectos nacionales como internacionales.

Abastecer a nuestra flota de trenes de menús apetecibles y saludables es una tarea complicada, y por otra parte llena de curiosidades que harían a sus profesionales merecedores de un post para ellos solos. De hecho, esperamos poder contaros aquí más cosas sobre su trabajo dentro de no mucho tiempo. ¡Buen provecho y buen viaje!

Comparte y disfruta:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *