El tren y la cumbre de Cambio Climático en París

El tren y la cumbre de Cambio Climático en París

Se acerca una nueva fecha señalada en materia ambiental y económica. Mencionemos tres apuntes a modo de introducción. Primero: parece acreditado que la actividad humana ha causado y está causando cambios ambientales de consecuencias notables. Segundo: el transporte genera el 23% de gases de efecto invernadero (GEI) en todo el mundo y representa el sector que más rápidamente crece en términos de emisiones.  Tercero: París acoge la próxima conferencia marco de la ONU sobre el Cambio Climático[1] para buscar un acuerdo entre las potencias mundiales tras años de negociaciones desde la fallida conferencia de Copenhague (2009). Arrancará el 30 noviembre de 2015 en la capital francesa.

En París se buscará un nuevo acuerdo sobre el clima con el objetivo de mantener el calentamiento global por debajo de los 2ºC a partir de compromisos voluntarios de reducción de emisiones de GEI, con un impacto significativo sobre el sector del transporte. En el escenario planteado, el ferrocarril está llamado a jugar un papel importante por varias razones. Por eso Renfe apoya la campaña Train to Paris puesta en marcha por la UIC (Unión Internacional de Ferrocarriles) y firma el Compromiso Ferroviario de Responsabilidad Climática 2015 que se presenta en la capital francesa. Desarrollamos brevemente los puntos claves. 

Cinco razones para apostar por el ferrocarril en el siglo XXI

1.- Es parte de la solución al cambio climático. El transporte es responsable del 23% de los GEI por consumo de combustible y se espera que la demanda de movilidad mundial de viajeros y mercancías se duplique entre 2010 y 2050, como consecuencia de la globalización económica y la pujanza de los mercados. Mientras que el 8% del transporte mundial se hace por ferrocarril, el volumen del GEI que genera es del 3,6% porque las emisiones de CO2 (dióxido de carbono) del ferrocarril son sustancialmente menores que el de otros modos de transporte. Se han reducido un 62% en el caso de viajeros y un 46% en el caso de mercancías entre 1975 y 2012, mientras que en el sector del transporte en su conjunto crecieron más de un 50%. Por eso, desarrollar un sistema de transporte más sostenible y de bajas emisiones parece una parte esencial de la solución al cambio climático.  El ferrocarril es una alternativa más sostenible que otros modos por prestaciones y eficiencia potencial en términos de bajas emisiones.

 

Emisiones de CO2 por consumo de combustible y sectores 2012. IEA

Emisiones de CO2 por consumo de combustible y sectores 2012. Fuente: IEA

2.- La electrificación y las energías renovables. Además de sus ventajas por eficiencia energética, el ferrocarril es el único medio de transporte que consume energías renovables en una proporción relevante. El tren eléctrico no necesita más desarrollos tecnológicos para adoptar una energía eléctrica limpia. Comparada con 1990, la intensidad energética del sector ferroviario (energía final consumida por unidad transportada) decreció un 33% en todo el mundo. Más de un tercio de la energía utilizada en los ferrocarriles es eléctrica y un cuarto de las líneas están electrificadas en todo el mundo. En Europa, la tracción eléctrica está presente en el 86% del tráfico (en España, en el 68%). En India, el 30% de la red, en China el 50%. 

3.- Las ciudades. El ferrocarril contribuye a reducir el nivel de polución local, la congestión urbana y otros impactos como el ruido o las pérdidas de biodiversidad. El siglo XXI es el siglo de las ciudades. Cerca del 70% de las emisiones por transporte de viajeros se generan en trayectos de menos de 50 km. Más de la mitad de la población del planeta (54%) vive en áreas urbanas y 7 de cada 10 personas vivirán en ciudades en 2050, con un crecimiento estimado del 90% en los países en desarrollo. La congestión, la polución, los gases de efecto invernadero y los largos desplazamientos se han incrementado rápidamente como consecuencia de desarrollos urbanos dependientes del vehículo privado, especialmente en los países en desarrollo. La alta capacidad de transporte que ofrecen los sistemas ferroviarios puede dar respuesta a esta demanda de movilidad dentro de las ciudades y entre ellas. El Banco Mundial (2013) concluyó que el desarrollo alrededor de una gran estación intermodal con buenos accesos peatonales es una de las iniciativas estratégicas más efectivas para combatir los efectos adversos de la motorización e identificó los sistemas ferroviarios como la columna vertebral del desarrollo urbano.

4.- Eficiencia, inversiones y coste. El tren combina la solución a una demanda de transporte, es más eficiente y reduce sus costes. Las carreteras utilizan 37 veces más terreno que las líneas de ferrocarril en todo el mundo para transportar solo 3,5 veces más mercancías y viajeros. La ocupación del terreno para construcción de carreteras se ha incrementado un 62% entre 1990 y 2011, mientras que los usos del suelo destinados al ferrocarril se han mantenido constantes. Las emisiones por cada unidad monetaria gastada en infraestructuras son de 3 a 14 veces menores que en el caso de las carreteras. Esto hace que las inversiones en ferrocarril sean diez veces más efectivas que las carreteras en este aspecto. 

Los análisis más recientes de la Agencia Internacional de la Energía identifican importantes ahorros en gasto de infraestructuras alcanzables al implementar políticas de supresión y cambio modal para reducir el gasto en carreteras e incrementarlo en ferrocarril y otros modos de transporte más sostenibles. Esas políticas buscan traspasar viajeros y mercancías a modos más sostenibles (aumentando la cuota del ferrocarril, por ejemplo). Combinado con el objetivo de los 2ºC, estas políticas podrían ahorrar 70 billones de dólares en vehículos, combustible e infraestructura en 2050. La mayor parte de estos ahorros son alcanzables principalmente en las nuevas economías emergentes. Por último, cabe mencionar que una mayor internalización de los costes externos producidos por el sector del transporte es un aspecto importante en el camino hacia un sistema económico, social y ambiental más sostenible.

5.- Efectos sociales. El ferrocarril, al contribuir a la creación de empleo y a la inclusión social de las economías familiares, favorece el crecimiento económico en el conjunto de la sociedad. El potencial del transporte sostenible para generar crecimiento y crear nuevo empleo se reconoció ampliamente en todo el mundo tras la crisis financiera de 2008 y muchas medidas de estímulo económico incluyeron acciones en esta materia. Las empresas de transporte público son empleadores netos. Un estudio desarrollado en Alemania concluye que un incremento de la cuota de mercado del 10% en el transporte público incrementaría el empleo en el sector del transporte en un 5,3% (Doll 2013), mientras que la construcción de ferrocarriles también requiere más empleo que la de carreteras. 

Desde el punto  de vista de las economías familiares, una investigación desarrollada por la organización Smart Growth America muestra que el transporte es el segundo gasto para las familias americanas por delante de la comida, la ropa o la salud; de media un 18% de los gastos del hogar. Casi todo ese dinero se destina a la compra, uso y mantenimiento de automóviles. Por ello, las familias con un buen acceso al transporte público y al ferrocarril conducen de media 25 kilómetros menos al día comparado con las familias sin acceso al transporte ferroviario y a otras conexiones de transporte público. En Europa también existen datos comparables con estos estudios.

(FUENTE: UIC )

 

El Compromiso Ferroviario de Responsabilidad Climática 2015

Nos sumamos a la comunidad ferroviaria internacional, que reunida bajo el paraguas de la UIC,  presenta en París esta semana su compromiso de responsabilidad climática. Más de 60 empresas de todo el mundo lo suscriben, conscientes de que un sistema de transporte más sostenible es esencial para conseguir el objetivo de limitar el calentamiento global por debajo de los 2 grados y de que, a pesar de ser el modo más eficiente en términos de emisiones, el ferrocarril es un modo de transporte a gran escala que tiene también una responsabilidad en mejorar su eficiencia. Se concreta en dos aspectos esenciales:

  • Reducir el consumo de energía específico y la emisión de CO2 según el documento “Retos de un Ferrocarril de Bajas Emisiones” y sus objetivos para 2030/2050 presentados en 2014 ante Naciones Unidas: 50% de reducción en consumo de energía en 2030 y 60% en 2050 (respecto a 1990) y reducción de emisiones de CO2 en un 50% en 2030 y en un 75% en 2050 (respecto a 1990). Las empresas se comprometen a reportar a la UIC la evolución de los principales indicadores periódicamente para mostrar los avances del sector ferroviario a nivel internacional.
  • Estimular el cambio modal hacia el ferrocarril en los mercados nacionales e internacionales trabajando con otras partes esenciales de la cadena de transporte y seguir difundiendo el papel de un transporte sostenible como parte de la solución al cambio climático.

223


Sobre Transporte y Cambio Climático. Más información:
Madrid-Barcelona. Emisiones, energía y otros impactos. Ecopassenger.org

Madrid-Barcelona. Emisiones, energía y otros impactos. Ecopassenger.org

 


[1] La vigésimo primera Conferencia de las Partes de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático de 2015, conocida como COP21 o «París 2015» del 30 de noviembre al 11 de diciembre.


Jerónimo Martín es periodista.

Comparte y disfruta:
Hay 8 comentarios de para este artículo
  1. José Javier at 19:29

    Bellisimas declaraciones, pero luego bien que se abandonan y cierran, de modo precalculado líneas de ferrocarril convencional en España; se apuesta por un insostenible modelo basado en la Alta Velocidad y qué decir ya, de la irrelevante promoción de la intermodalidad bici+tren en nuestro país. Todo una gran estafa. Saludos.

    • Renfe Author at 17:25

      Hola Javier. El texto tiene un enfoque global, son datos mundiales de transporte, emisiones y ferrocarril. Se habla notablemente de las ciudades y los entornos metropolitanos, que en el caso de España (como en otros lugares) es ferrocarril convencional clave para la movilidad (núcleos de Cercanías). No entra a analizar la modernización de los ferrocarriles en nuestro país y la política de transporte. En cuanto a la intermodalidad tren-bici, sabemos que un aspecto complementario importante en estos entornos. En buena parte de la series más modernas de trenes de media distancia se han incorporado bicicleteros, como los que circulan en Galicia. Dejamos también por aquí las opciones generales de transporte con bicicleta en nuestros distintos servicios: http://www.renfe.com/viajeros/info/bicicletas.html Un saludo.

      • JavierG at 13:55

        Hola Renfe soy otro Javier.

        De acuerdo con que el texto tiene un enfoque global, sí nos adentrásemos en la modernización y la política de transporte de RENFE, quizá no sea la mas amable para el clima, el planeta, el país y la economía de sus usuarios, el sistema AVE a todas partes ande o no ande, no sea quizá el más adecuado.

        En cuanto a la intermodalidad tren-bici, no es suficiente ni de lejos, lo que nos cuentas, la bicicleta para RENFE parece ser un estorbo que no saben digerir, no vale con poner dos bicicleteros y medio en algunos trenes MD modernos, queda muy bonito escribir un articulo de como mola el tren para el clima, lo cual es cierto, pero de todos es sabido las dificultades que tienen los viajeros que más hacen por el clima, los viajeros en bici, para moverse por España en tren, si quieren ser una empresa responsable con el medioambiente, empiecen por desarrollar esta intermodalidad (tan buena para el clima, el medio ambiente) pero desarrollenla de verdad, no solo para el escaparate.

        Saludos

        • Renfe Author at 18:08

          Gracias Javier. Puedes comparar fácilmente el consumo de energía, las emisiones de dióxido de carbono y otros efectos de impacto ambiental entre un viajero en avión, en coche y en AVE entre dos ciudades en http://www.ecopassenger.org En cuanto a la bicicleta, sabemos que es uno de los puntos fuertes para combatir el problema que nos ocupa en entornos urbanos y metropolitanos, como pone de manifiesto su auge y la extensión de políticas públicas al respecto. En el caso de nuestros servicios de Cercanías, de nuevo estamos ante el balance de facilitar su transporte y respetar la comodidad de todos los usuarios, especialmente en las horas de mayor movilidad cuando la ocupación de los trenes es mayor. No es “un estorbo” para nosotros, pero en ocasiones puede serlo para otros usuarios. El caso de los servicios de Media Distancia es parecido, aunque permite más margen. Un saludo.

          • JavierG at 12:43

            Seguro que el impacto mediambiental en AVE es menor que en Avión y coche, y menor aun en otros tipos de tren, no me voy a meter en en tema AVE-otros trenes.

            Respetar el balance y fomentar tren-bici es tan fácil como habilitar sitios para ello, como pasa en muchos países de Europa, aquí lo único que tenemos son buenas palabras de cara al marketing, y luego dificultad, mucha dificultad, no solo por espacio, ni siquiera puedes sacar el billete por la web.

            Sí no se fomenta de verdad no se pongan medallas falsas, no digan nada, si quieren colgarse las medallas, hagan algo de verdad.

            Saludos, muchas gracias por contestar, me parece muy loable.

  2. Carlos at 13:32

    Con modalidad internacional, a que se refiere? La conexión de trenes con Francia y Portugal es penosa, no siendo una opción real o viable en la mayor parte de los casos.

    El caso del tren de media distancia en Pais Vasco, también roza el tercer-mundismo.

    Me gustaría saber cómo van a reducir el gasto energético en un 50% en 15 años! A no, que contabilizan desde 1990… y cuanto se ha reducido ya en estos 25?

    Como Javier, me parecería interesante que se fomentase claramente la bici en el tren. La primera respuesta de los vendedores siempre es un no se puede (en el caso de Alvias/AVEs etc), y no un se puede* pero empaquetada. Siendo el medio de transporte más ecológico y respetuoso con el medio ambiente.

    • Renfe Author at 17:51

      Hola Carlos. De acuerdo con los datos de la publicación conjunta entre UIC y la Agencia Internacional de la Energía (IEA) de 2015 sobre consumo de energía y emisiones de CO2 en el ferrocarril, tanto las emisiones como el consumo del ferrocarril a nivel mundial se han reducido en más de un 40% desde 1990 hasta 2012. Puedes consultarlo aquí (página 28): http://uic.org/IMG/pdf/iea-uic_2015-2.pdf Estos objetivos se persiguen mediante una mayor electrificación de las líneas, la descarbonización del suministro eléctrico, con trenes y modos de conducción más eficientes y sistemas de gestión energética. Las mejoras son paulatinas. En cuanto a la conexión con Francia, la entrada mediterránea está modernizada desde hace dos años. Con Portugal es cierto no se han producido novedades significativas salvo en el servicio Vigo-Oporto. Finalmente, dejamos apuntado que los trenes de Media Distancia entre Irún y Vitoria disponen de espacio para bicicletas. El caso de los trenes de Larga Distancia es distinto, Carlos. Para distancias tan largas se ofrecen opciones como bultos o equipaje para poder compartir el espacio habilitado para maletas de todos los clientes. Un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *