Siempre nos quedará París, Lyon, Marsella, Avignon… 

Siempre nos quedará París, Lyon, Marsella, Avignon… 

Escapemos a nuestro destino. Llamémosle París, aunque sin escena melodramática a pie de pista con piano en blanco y negro y Sam tocando melancólico. Será de otra manera; te recojo  a la luz del día en tu andén  con banda sonora de La vie en rose. Volaremos en Ave destino a una estación con nombre de ciudad francesa: París, Lyon, Marsella, Avignon, Valence, Nimes…. Reserva ya, el tren no espera.

París

bridge-408609_1920

Ciudad de la Luz, del amor y de la coartada perfecta para regresar sin necesidad de tener un motivo. Capital de Francia y la ciudad más importante por contar con la mayoría de atracciones turísticas del país: la Torre Eiffel, la Catedral de Notre Dame, la Avenida de los Campos Elíseos, el Arco de Triunfo, el Museo Louvre, el Museo de Orsay, entre otros. Cautiva a sus visitantes por la  gran cantidad de actividades por realizar, una impecable y exquisita gastronomía.

El ambiente de glamour y romanticismo no se encuentra en otro lugar del mundo. El Barrio Latino y su gastronomía multicultural, como un planeta que podría comerse a bocados y recorrerse en minutos . Allí se encuentra su esencia, aunque está en cada rincón. Entenderás porqué crea adicción. También que aún no se ha patentado la cura y ni falta que hace…

Lyon

Lyon2

Es conocida como la capital mundial de la seda porque gracias a la industria textil logró posicionarse económicamente y convertirse en una ciudad comercial. Imprescindible pasear por  su centro histórico, inscrito en el patrimonio mundial de la UNESCO.  Las calles pintorescas, las mansiones renacentistas, la catedral. No te vayas sin caminar  por las calles de Saint-Jean, Judería o del Buey.

La Península que se encuentra entre el Ródano y el Saona, invita a los aficionados a las compras a descubrir sus calles comerciales repletas de tiendas y plazas. Destacan la plaza de Terreaux, la plaza Bellecour, la plaza de los Jacobinos o la plaza Louis Pradel. La visita de la ciudad prosigue con la Croix-Rousse, barrio de la seda.

Atesora una amplia oferta de museos, con el Museo de Bellas Artes, el Museo de Arte Contemporáneo, el Museo de las Telas, el Museo de Artes Decorativas, el Museo de los Hospicios Civiles, el Museo Internacional de la Marioneta, y muchos otros más.

Marsella

marseille-1602503_1920

Es la ciudad más antigua de Francia. El Puerto Viejo es el centro neurálgico donde palpita el corazón de la ciudad. Déjate llevar por el bullicio de sus muelles y el mercado de pescado. Aquí, también se puede degustar la famosa especialidad local, la bullabesa. La calle de la Canebière es un lugar muy popular en la ciudad.

El barrio del Panier, acoge típicas casas altas con fachadas de colores y antiguas enseñas. El hospicio de la Antigua Caridad, que alberga actualmente el Museo de Arqueología Mediterránea y el Museo de Arte Africano, Oceánico y Amerindio, y el Ayuntamiento, son algunos de los edificios emblemáticos de la Marsella antigua. Imprescindible  el Museo de Bellas Artes , en el palacio Longchamp. La basílica de Notre Dame de la Garde domina la ciudad y ofrece la mejor panorámica de Marsella y sus alrededores. Encontrarás el jabón homónimo de la ciudad en cada rincón. Todo un placer sensorial.

Avignon

avignon-1973106_1920

El corazón histórico de Avignon  es patrimonio mundial de la UNESCO.  Ciudad de los papas entre 1309 y 1376, conserva maravillosos testimonios de su pasado. El Palacio de los Papas,  es un palacio gótico dividido en dos partes; el Palacio Viejo y el Palacio Nuevo y etapa primordial de la visita. La plaza del Palacio está rodeada de otros edificios prestigiosos como el Pequeño Palacio, antigua residencia de los arzobispos reconvertida en museo de pintura y escultura; el Palacio de las Monedas, con su fachada barroca del siglo XVII ; o la catedral de Notre Dame des Doms.

La roca de Doms, situada en el lugar de origen de la ciudad, es ahora un jardín colgante que ofrece una hermosa vista del Ródano  y del puente Saint-Bénezet, más conocido por el nombre de puente de Avignon. La plaza del Reloj y la pintoresca calle de los Tintoreros, son lugares agradables y muy animados que no te puedes perder.

Verónica Portell es Periodista

 

Comparte y disfruta:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *