Valencia, rutas guiadas por la ciudad de la seda

Valencia, rutas guiadas por la ciudad de la seda

Más allá de Fallas, paellas, naranjas y tantos tópicos que describen Valencia como un destino fascinante, hay planes hilados con mimo y originalidad.  Prueba de ello es la ruta guiada que lleva implícita la esencia y el exotismo de otra época. Por algo se denomina “Valencia, ciudad de la seda”. A un paso de Ave te aguardan siglos de historia.   Reserva tu viaje a una ciudad deslumbrante. 

Para conocer en profundidad la historia y el legado que la seda ha dejado en la ciudad, Turismo Valencia ha puesto en marcha una visita guiada cuyo itinerario recorre la Lonja de la Seda, uno de los más espectaculares edificios del gótico civil; el barrio de Velluters, con referencias a la antigua industria como el Palacio de Tamarit o el mural de la plaza de la Botxa; el Museo de la Seda, ubicado en la sede del Colegio del Arte Mayor de la Seda, que conserva el patrimonio, bocetos, cartonajes, espolines y telares que permiten recrear el modo de trabajar del siglo XVIII;  y una tienda de indumentaria tradicional valenciana.

IMG_9618

La ruta permite hacerse una idea de la historia de este tejido y el esplendor que trajo a esta hermosa ciudad mediterránea, razones que llevaron también a la UNESCO a incluir Valencia en su Programa de la Ruta de la Seda, para preservar su patrimonio y relanzar las míticas ciudades de la Seda.

La seda, asociada desde la Antigüedad a la riqueza y los intercambios comerciales, al mítico corredor comercial que unió Oriente y Occidente, fue en Valencia la industria más importante entre los siglos XV y XVIII y dejó un gran legado histórico y tradiciones que aún perviven.  

A través de Andalucia llegaron los primeros gusanos y hojas de morera a Valencia. Los musulmanes la introdujeron en la Península Ibérica el siglo VII. En la huerta valenciana comenzaron a cultivarse las moreras mientras en la ciudad se manufacturaba el tejido. En el siglo XV, artesanos genoveses especializados en la elaboración del terciopelo se asentaron en Valencia, importando telares y tornos, produciendo un espectacular despegue de la producción sedera.

ACABADOS COLSEDA 0009

La actividad se concentró en el barrio de “Velluters” o terciopeleros, en el que llegaron a instalarse cerca de 5.000 telares. La calidad de los tejidos realizados y la prosperidad del gremio, le llevaron a adquirir en 1494 la sede del Colegio del Arte Mayor de la Seda, convertido hoy en el Museo de la Seda.  

El esplendor del comercio y de la industria de la seda hizo necesaria la construcción de una nueva lonja. Así, en 1483 se inició la construcción de la Lonja de los Mercaderes o de la Seda, con Pere Comte como principal artífice de la obra. Parte de la financiación fue aportada por el Gremio de Velluters, cuyos mercaderes comerciaron en ella desde su inauguración. La Lonja fue declarada en 1996 Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.  

Pese a la crisis que atravesó la industria sedera en Valencia durante el siglo XIX, la actividad pervive en la ciudad gracias a la demanda de la alta costura, la decoración y el traje tradicional de valenciana, con fábricas que todavía producen auténticas obras de arte, como la de Garín en Moncada.

Descubre muchos más detalles para viajar con Renfe aquí.

Lonja de la Seda

Lonja de la Seda

 

 

Comparte y disfruta:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *