“Disculpe, ¿me voy a marear?”

“Disculpe, ¿me voy a marear?”

En el recorrido por los equipos que formaron parte de los primeros trenes Ave nos sentamos con los tripulantes. El 25 aniversario de la alta velocidad en España lo exigía. Entre las preguntas: cómo se preparó aquello, qué esperaban encontrar, cómo reaccionaron los primeros viajeros. Profesionales que hoy conocen cada detalle del servicio y que entonces se enfrentaban a algo completamente nuevo.

Fátima y Raúl tomaron decisiones importantes en otoño de 1991. Con varias cartas sobre la mesa, eligieron la alta velocidad. El resto es historia y una vida marcada hasta lo personal por los trenes que ya recorren buena parte del país. Sucede lo mismo con Sonia, Mercedes, Jose o Bea. Meses de formación y un solo objetivo: el cliente, sus necesidades y sus dudas, ya fueran razonables (“¿Me voy a marear?”) o cómicas (“¿Dónde está la peluquería?”). La expectación, la ignorancia y la velocidad se citaban en un cóctel único durante los primeros viajes.

Jero Martín es Periodista

Comparte y disfruta:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *