Cinco tierras y un tren

Cinco tierras y un tren

Aquel hombre enorme con un calzón corto y blanco que desparramaba toda su humanidad sobre el banco, a pleno sol y mojado no se sabía si por el sudor o por el agua del mar, no sabía, ignoraba o despreciaba lo que se ha dado en llamar desde hace casi nada turismofobia. En medio de la plaza de Vernazza, hace sólo unos años, era el monarca en medio de los cientos de turistas que almorzaban, bebían o tomaban un helado. Los visitantes circunstanciales, descargados y empujados en su mayoría por unas horas desde su crucero atracado en La Spezia, lo miraban divertidos pero no disponían de tantos minutos para relajarse así.

M

Ocurría en Vernazza, una de las Cinque Terre, las Cinco Tierras, y seguramente la más genuina de todas ellas, según opinan los propios habitantes de este pequeño conjunto de pueblos colgados de la costa italiana de Liguria, patrimonio de la Humanidad declarado por la Unesco. No hace tantos años, esta era una comarca tranquila, agreste, difícil, sólo recorrida por viajeros románticos. Y eso que el tren horada constantemente sus acantilados desde hace décadas. El ferrocarril, la ferrovia que dicen los italianos, es la única forma inteligente de conocerlos si obviamos la de los propios pies de los caminantes. Tan arduo resulta recorrerlos por carretera.

Riomaggiore

Además de Vernazza, componen las Cinque Terre las poblaciones de Monterosso al Mare, Corniglia, Manarola y Riomaggiore. Y todas, todas, son absolutas e incontestables preciosidades coloridas como sólo saben pintarlas los italianos, es decir apetecibles objetos de deseo del turismo masivo.

Todas, todas están desbordadas en temporada alta, que cada vez se alarga más en los meses. Se pueden conocer recorriendo los bien acondicionados senderos del parque natural, pero la afluencia masiva ha hecho que se ponga un límite de visitantes por día y que haya que reservar con mucha antelación.

Manarola

Es también posible hacer su descubrimiento en barco, pero seguramente será dificultoso encontrar un amarre en puertos tan minúsculos, pensados para unos pocos pescadores.  De hecho, los propios residentes tienen que poner sus botes a descansar en las mismas calles de Riomaggiore, Manarola y Vernazza, izando sus embarcaciones con grúas y arrastrando cuesta arriba. 

Monterosso

Pero no hay que desesperar: está el tren, y en él viajan las soluciones para disfrutar de este enclave único. Y hay trucos para evitar las aglomeraciones, o para aliviarse de ellas. El primer ingrediente es evitar los meses plenamente vacacionales, claro: prohibidos julio y agosto, bienvenidos junio y septiembre y, por qué no, el florido mayo. El segundo requiere una vez más del tren, y consiste en alojarse alejados, que es algo más que un juego de palabras afortunado. Y eso tiene un nombre: Sestri Levante, un poco hacia el norte, con dos magníficas playas, que es lo que falta (afortunadamente y con la excepción de Monterosso) a las Cinque Terre.

Sestri Levante

Sestri Levante

Desde Sestri, en frecuentísimos trenes que hacen la ruta Génova-Pisa, es delicioso acercarse a los cinco pueblos, conocerlos y volverse en el mismo día a vivir la velada casi como un turista de los tiempos de la dolce vita, porque Sestri ofrece una vida como de balneario antiguo, apacible y elegante, que permite sortear los inconvenientes de la aglomeración inevitable. Calculando uno o dos de estas villas marineras por jornada, y con el auxilio de la ferrovía, se puede planear una semana inolvidable.

Pocos enclaves tienen esa comunión de intereses entre el viaje de disfrute y el tren. Cada claro en los túneles es como un balcón fugaz al mar, cada parada una invitación a bajar y andar entre fachadas de colores y espectaculares acantilados.  No hagan como el hombre enorme, pero sean capaces de abstraerse de la aglomeración. Con una grappa Nonino en la copa es más fácil (y este es otro truco que les doy).

Texto y fotografías: M. Muñoz Fossati es Periodista. Subdirector de Diario de Cádiz. Autor de ‘Un corto viaje a Creta’ (Anaya Touring) y el blog “Mil sitios tan bonitos como Cádiz”

Más información sobre Viajes Internacionales aquí.

Comparte y disfruta:
Hay 2 comentarios de para este artículo
  1. petaqui at 20:51

    He de decir que, además del sitio (está en la lista de sitios pendientes a visitar), también me ha encantado la redacción.
    Genial, las ganas de ir van en aumento, no así los días de vacaciones por ahora.

    • Renfe Author at 20:58

      Hola, nos alegra que hayas disfrutado de la lectura sobre el destino propuesto. Gracias por tu comentario. Feliz jueves. Un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *