Oro parece, aceite es. Jaén, tierra de salud

Oro parece, aceite es. Jaén, tierra de salud

En la provincia de Jaén, de los casi setenta millones de olivos que tapizan sus valles y sierras, se extrae el mejor aceite de oliva virgen del mundo. Recorremos esta tierra de almazaras, cortijos, haciendas, museos, molinos, palacios y caserías, en busca del oro líquido.

Paseamos entre verde y oro por una campiña jienense rica en patrimonio, exquisita en salud y grande en sabiduría culinaria. Sensacionales experiencias por el epicentro universal del oleoturismo. A través del olivo, venerado durante siglos como símbolo de paz y plenitud, nos adentramos en los rincones de la mayor productora de zumo de aceituna del universo. El aceite de oliva virgen, el oro del sur, es uno de los alimentos más preciados, y un rico Patrimonio Inmaterial de la Humanidad. Y es que, el oleoturismo, está de moda.

1_Ubeda_IMG_0029

Por esos cerros de Úbeda

Nos detenemos en Úbeda, Patrimonio de la Humanidad por la Unesco por sus envidiables monumentos, y su privilegiada ubicación. Tiene un interesante Centro de Interpretación del Olivar, en la bella Casa de la Tercia. Y guarda hermosos palacios como el de Las Cadenas, propiedad del secretario de Carlos V y que hoy acoge el Ayuntamiento, el Los Cobos, el de Los Orozco y la residencia del Deán Ortega. Santa María de los Reales Alcázares, la Casa del Obispo, que más tarde fue cárcel episcopal, la Capilla del Salvador, y el Hospital de los Venerables Viejos, son imprescindibles de esta hermosa ciudad. Cerca están la Iglesia de San Pablo, y el oratorio de San Juan de la Cruz que murió aquí. Intimo el Convento de Clausura de Santa Clara, donde se hospedó Isabel la Católica, y donde venden dulces con sabor a gloria.

1_Ubeda_IMG_0005

Imprescindible la calle Redonda de Miradores para embriagarse con los Cerros de donde nace su leyenda, en la que un capitán de Fernando III, por mantener amores con una princesa mora, no acudió a recibirle cuando conquistó Úbeda. Cuando el rey le preguntó dónde había estado, él respondió, Por esos cerros de Úbeda mi señor.

Baeza íntima

Otra bella ciudad Patrimonio de la Humanidad, donde se cultiva olivo desde hace  2 000 años, es Baeza. No hay calle que no cuente con iglesias, palacios y torres renacentistas. Impresionante la Plaza de Santa María, presidida por la Catedral de la Natividad, construida sobre la antigua mezquita, y adosadas, las Casas Consistoriales lugar de reunión vecinal para decidir sobre la explotación comunal. Frente a la Catedral está el Seminario de San Felipe Neri, hoy sede de la Universidad Internacional. 

2_Baeza_IMG_0238 (2)

Cerca de la Plaza de Los Leones, flanqueada por la Antigua Carnicería, quizá el único matadero renacentista del mundo, y la Casa del Pópulo. Cerca la Universidad Santísima Trinidad, después instituto donde impartió clase Antonio Machado, y el Palacio de Jabalquinto. A trece kilómetros de Baeza, en la Hacienda la Laguna, hay que visitar el Museo de la Cultura del Olivo.

Aceituneros de Begíjar

3_Begijar_IMG_0296 (2)

Muy cerca está Begíjar, que con algo más de tres mil habitantes, fue una alquería islámica que se disputaban Baeza y los obispos de Jaén, ansiosos por hacerse con las rentas que producían sus olivares. Aquí está la almazara del Cristo de la Vera Cruz donde, orgullosos de su producto, muestran cómo se elabora desde hace más de sesenta años, su virgen extra picual del que salen millones de kilos hacia todo el mundo.

Jaén, la ciudad de los tesoros

4_IMG_0006_Jaen

La ciudad sorprende por su inmenso patrimonio cultural. En la Plaza de Santa María, la catedral llama la atención por su colosal tamaño para una ciudad tan recogida. Enfrente, el Palacio Municipal, y el Episcopal, desde donde arranca la calle peatonal Maestra Martínez, que unía la primitiva mezquita, con la medina y con los barrios musulmanes y judíos. Por ella se llega al Palacio de Villardompardo, con los mayores y mejor conservados baños árabes del mundo. Y en el Cerro de Santa Catalina se erige el Castillo, donde al final, en el filo del barranco, se eleva la Cruz de los Balguerías, desde donde la vista alcanza las sierras Morena, De la Pandera y Mágina. Jaén está cuajada de leyendas, donde quizá la de Así revientes como el lagarto de Jaén, sea la más famosa. Pero esa, es otra historia.

Texto y Fotografías: Irene González es Periodista y amante de la fotografía.

Más información para viajar a Jaén aquí.

Consulta también las rutas del Tren Al Andalus por Andalucía en la temporada 2018 a su paso por Úbeda y Baeza.

Comparte y disfruta:
Hay 16 comentarios de para este artículo
  1. Ortiz Maria Eugenia at 10:29

    Úbeda, Baeza y Jaén bien valen una visita por sus cerros y si existieran visitas guiadas del proceso de recogida de la aceituna, selección y elaboración del aceite, tanto mejor. Bonitas fotos, gracias por la idea.

    • Renfe Author at 11:11

      Hola, María Eugenia, nos alegra que te haya gustado nuestra propuesta de hoy. Es cierto, las fotografías de Irene González son preciosas. Gracias a ti por tu comentario. Un saludo.

  2. Ana Benedicto at 11:50

    Jaén y su provincia es una zona desconocida para mi y con este articulo, tengo ganas de visitarlo. Magnífica descripción y bellas fotografias

    • Renfe Author at 12:15

      Hola, Ana, nos alegra que te den ganas de visitar Jaén gracias a la descripción y fotografías de Irene González. Sin duda te entusiasmarán todos y cada uno de sus encantos cuando te decidas a viajar allí. Gracias por tu comentario. Un saludo.

  3. Nieves Zurita at 11:32

    Irene gracias por tú reportaje, con cuatro pinceladas me has transportado a mí niñez, está niñez que me ha hecho amar ese oro bruto que tenemos en España, el aceite puro de oliva virgen. Gracias a el se levantan estás y otras divinas ciudades. Gracias

  4. Begoña Marsal at 19:21

    Muy bueno vuestro reportaje, Jaen es una desconocida,para muchos…. Pero Úbeda, Baeza, y todo lo relacionado con la recogida de la aceituna y la producción del mejor aceite siempre merece una visita. Y gracias al tren la tenemos mucho más cerca

  5. Nerea Lopez at 0:36

    Poca gente conoce Jaen , pero siempre sorprende ¡¡¡
    .

    Ya esta proxima la recogida de la aceituna, y es un buen momento ara conocerla y disfrutar de los primeros aceites ¡¡

    El reportaje es tan bueno como el aceite virgen extra ¡¡

  6. María José at 18:36

    Felicidades Irene por este bonito e interesante reportaje. Sin duda has despertado mi curiosidad por estas tierras desconocidas y maravillosas

  7. Maria Jose Rojo at 18:58

    Muy buen reportaje que reconoce a la poco conocida Jaén
    A mí sorprendió y no la cozco del todo y gracias a vosotros q facilitáis el poder ir en tren hacéis q sea más fácil!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *