Mercado de Abastos de Santiago de Compostela, la “recompensa” del Camino

Mercado de Abastos de Santiago de Compostela, la “recompensa” del Camino

Peregrino o no peregrino, hay un alto en el Camino, una vez se llega a destino en Santiago de Compostela, su Mercado de Abastos. Dicen los matemáticos que el orden de factores no altera el producto, así que se puede acudir primero a la Catedral y luego a su mercado, o en sentido inverso,  porque le va a la zaga como el segundo lugar más visitado de la ciudad.

El aroma de los productos agroalimentarios (frutas,  pescado, dulces, cárnicos) y otros decorativos (flores, detalles varios) o de vestimenta, se respira y  visualiza entre la piedra grisácea característica de esta construcción.

El ambiente familiar en una mañana de sábado, punto de encuentro de los habitantes de la capital gallega, transmite una agradable sensación, una mezcla entre lo antiguo e histórico; lo nuevo y lo moderno. Familias, niños, grupos de amigos, turistas y peregrinos. Así es Santiago y su mercado.

Sant6

En alguno de los locales, donde se puede tomar el vermú acompañado por una tapa de callos, a esas horas previas a la comida; se escucha la música, la sinfonía profana (en contraposición a los órganos de la Catedral) de una mañana casi perfecta,  acogedora y sobre todo viva.

Permanece su esencia, ésa que se percibe en los puestos con mujeres: las comerciantes, las tenderas, trabajadoras incansables que a base de esfuerzo logran llegar los fines de semana con sus mejores productos al mercado,  creado en 1873.

Surge en este enclave al mismo tiempo la modernidad, el dinamismo, la elegancia norteña. Ubicarse en una esquina a observar podría trasladarnos a una ciudad del norte de Francia o Italia. Será que el frío atrae los colores oscuros en medio de los rojos de las flores de Pascua que ya están a la venta en el Mercado de Abastos de Santiago.

Texto y Fotos: Andrea López

Más información para viajar a Santiago de Compostela aquí.

Comparte y disfruta:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *