Córdoba. Una ciudad monumental para ti

Córdoba. Una ciudad monumental para ti

Esta es una ciudad para disfrutarla en soledad. Todas sus callejuelas se abrirán a tu paso. Sólo tu sombra podrá oscurecer esas paredes inmensamente blancas. No importa que a tu alrededor deambulen multitudes. Tú también serás invisible para ellos. Sólo tendrás ojos para su belleza.

Rodearás la Mezquita contemplando la delicadeza de sus imponentes puertas. Al atravesar la del Perdón y adentrarte en el Patio de los Naranjos, admirarás bajo su sombra fresca  la torre campanario enmarcada en un intenso  cielo azul y verde.

En su interior, todas las columnas con su colorido y su mágica geometría bailarán a tu alrededor. Te sentirás en el epicentro del Califato de Al-Ándalus.

PUERTA 2-01

En los jardines de Viana, cada flor se abrirá a tu paso llena de vida. Su luz y su aroma te acompañarán por cada uno de sus 14 patios conservados primorosamente.

En sus fuentes verás los reflejos de una ciudad plagada de bienes históricos. Pocas figuran tres veces inscrita en la lista de la UNESCO.

FLORES-15-01.jpeg

Te enamorarás de su gastronomía recorriendo sus tabernas y degustando un buen salmorejo o un rabo de toro como nunca antes lo habías probado.

Al caer la noche, te volverás a quedar solo entre sus sombras. Sus mil y una historias y un silencio enigmático te acompañarán. Y solo  escucharás tus pasos sobre esos suelos de piedra por los que deambularon filósofos, gobernadores romanos, caballeros visigodos, califas, escritores ilustres y reyes cristianos a lo largo de los siglos.

IMG_20171218_172327

Y al alejarte cruzando su majestuoso puente romano sobre el río Guadalquivir, mecido por el suave murmullo de esas aguas que movieron tantos molinos, dejarás atrás una ciudad  que fue cuna de reyes y que siempre será monumental en el más amplio sentido de la palabra.

IMG_20171218_172900

Texto y Fotografías: Sonia Martínez Jiménez es Escritora, viajera y fotógrafa.

Más información para viajar con Renfe a Córdoba aquí.

Comparte y disfruta:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *