Ronda: ciudad del Tajo y del bandolero, regalo de la naturaleza al hombre

Ronda: ciudad del Tajo y del bandolero, regalo de la naturaleza al hombre

La primera sensación que se produce cuando se llega a la malagueña Ronda, es la de encontrarse frente a una ciudad que parece colgada del cielo. La meseta donde se asienta, cortada por un profundo “tajo” excavado por el río Guadalevín, permiten admirar la conjunción de la labor realizada por la naturaleza y del posterior trabajo del hombre, que en este lugar ha sabido conjugar la arquitectura con lo natural. Desde luego, para los ojos es un verdadero regalo que ha convertido a la primitiva Arunda, en un lugar inigualable e inimitable.

El Puente Nuevo que cruza el “tajo” es un buen mirador para contemplar todo el conjunto monumental de la población y, pese al vértigo que puede dar, comprobar que hay más de cien metros de distancia entre esta pasarela y el fluir del Guadalevín.

Y precisamente, este Puente Nuevo es el que nos cuenta una primera tradición rondeña, cuando aún no hemos pisado las empinadas calles que nos van a llevar a las proximidades de la Casa del Corregidor desde donde ver un amanecer o una puesta de sol que no hace sino enamorar y poner en el corazón unas gotas de tristeza, unas gotas de esa lluvia que aquí se dice que algunas veces cae hacia arriba y no del cielo, sino que emana de las lágrimas de los visitantes que no pueden evitar su pena al tener que partir, pero siempre con la intención de regresar en el futuro.

Pero, no nos pongamos nostálgicos, y hablemos de alguna de las curiosidades que tiene Ronda además de sus monumentos.

Cuenta la historia que este puente fue construido entre los años 1751 y 1793, y que se invirtieron esos cuarenta años por las dificultades que presentaba el terreno. Tiene 70 metros de largo y salva un desnivel de 98 metros de altura. Uno de sus arquitectos, Martín de Aldehuela falleció al arrojarse al “tajo” desde la obra, y dicen en Ronda que lo hizo para evitar construir otro puente que lo superara en belleza, o bien al comprender que jamás volvería a hacer una obra tan impresionante y sublime. 

ronda-2876312_1920

La leyenda de la herradura

Buscando algo menos trágico y visible en la actualidad, es aconsejable visitar la iglesia parroquial del Espíritu Santo, que fue edificada por orden de Fernando el Católico para conmemorar la conquista de la población. Y en una de sus torres avanzadas, no les voy a decir en cual y así pueden disfrutar más de la leyenda que les voy a contar, buscándola, puede verse una baldosa de mármol que lleva grabada en su centro la huella de la herradura de un caballo que camina en sentido contrario. Sobre esa herradura y esa piedra está cimentada una de las leyendas más curiosas que puede encontrarse en Ronda.

En el año 1485 las tropas cristianas se enfrentaban en las tierras malagueñas con algunas bandas de moros rondeños al mando de Hamet el Zegrí. Para poder aproximarse a una población tan bien fortificada y en un lugar tan complicado por su entorno natural, el ejército de Isabel y Fernando adoptó un ardiz con el que cruzar las tierras próximas y caer por sorpresa sobre Ronda. La idea puesta en escena fue la de cambiar las herraduras de los caballos de tal forma que las huellas que dejaban en el suelo era la de que se retiraban, en lugar de avanzar. Y así, aprovechando la oscuridad y cuando los soldados de Hamet pensaban que las tropas cristianas se iban a combatir a otros lugares, se los encontraron encima y les pilaron desprevenidos, siendo conquista la localidad en poco tiempo.

¡Ah¡ Perdón, ¿y la huella? Se preguntarán. Pues es la que dejó el caballo de Fernando el Católico cuando hizo su entrada en la Ronda conquistada.

round-2409019_1920

Ronda tiene algo más que debe su interés a su entorno, como no puede ser de otra forma. Me refiero a su Serranía. Un lugar donde residió durante parte del siglo XIX un numeroso grupo de bandoleros que desde allí recorrían los caminos asaltando las diligencias para apropiarse de los enseres de los viajeros.  Para comprenderlo nada mejor que hacer una visita al Museo del Bandolero que existe en la población y en el que se puede “degustar” de historias de los más famosos “amigos de lo ajeno”, sentir su “romanticismo” , conocer armas y trajes. Es una visita muy, pero que muy recomendable.

Y ya que hablamos de visitas, pues merece la pena acordarse de que también hay un Puente Viejo, de origen árabe, que pese a estar restaurado tiene también su interés. Está a una altura de unos 31 metros del río y su arco mide unos 10 metros.  Recorrer el Palacio del Rey Moro y La Mina, donde residía el rey Abomelic, pero sin querer hacer lo que la leyenda cuenta que hacía este caudillo; “beber vino en los cráneos de sus enemigos”. Una idea un tanto rocambolesca si consideramos la prohibición árabe de tal bebida.

horse-2685746_1920

Los Baños árabes, los jardines de Cuenca, la alameda junto al Tajo, donde pasear lentamente para recuperarse del subidón de adrenalina que produce la visita al maravillo recinto natural y urbano de Ronda; la plaza de toros, una de las más antiguas de España; el mercadillo; sus iglesias y los otros palacios…

Calles estrechas que van subiendo entre casas de un deslumbrante color blanco; paredes encaladas; rejas en las ventanas de quien sabe qué siglo, en realidad son enrejados por donde quizás más de un amante pudo trepar para conquistar a su amada; arcos que se abren misteriosamente; columnas; artesonados increíbles y arabescos donde no se espera encontrar ningún resto de otra época…

Ronda es su Tajo y algo más, y por eso fue por lo que quizás el cineasta Orson Welles, quiso que sus cenizas descansasen aquí.

Se acaba la jornada y comienza a llover. Pero es cierto, no cae el agua del cielo, sino que sube hacia él desde los ojos de los visitantes que han terminado su recorrido y que ya están buscando en el calendario fecha para regresar.

J. Felipe Alonso es  Periodista y Escritor, estudioso de leyendas y costumbres.

Más información para viajar a Ronda con Renfe aquí.

Comparte y disfruta:
Hay 4 comentarios de para este artículo
  1. VANIA at 9:56

    Excelente atendimento. Funcionários educados e gentis. Trem confortável com serviços de ótima qualidade. Fiquei feliz de poder desfrutar de duas viagens maravilhosas.

    • Renfe Author at 18:03

      Buenas tardes, nos alegra que hayas disfrutado de la lectura y las imágenes de Ronda. Esperamos que también disfrutes de tu próxima escapada en tren. Feliz tarde. Un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *