La Asociación de Amigos del Ferrocarril de Bilbao cumple 60 años

La Asociación de Amigos del Ferrocarril de Bilbao cumple 60 años

Este año se festeja el nacimiento oficial de la Asociación, al ser en 1958 en el Registro Oficial de Asociaciones de Bizkaia,  por lo que comienza la andadura para la celebración de su fundación.  Todo un logro en los tiempos que corren, ya que hasta en el mundo de los negocios que tienen un fin de lucro les es difícil alcanzar tal meta.

Quisiera desde aquí hacer un reconocimiento y a la vez mi modesto homenaje a aquellos ilusionados, desinteresados y siempre animados de la afición y amor por los ferrocarriles que hicieron esta Asociación. Amantes de los trenes de todas clases y escalas, si bien empezó su andadura en el mundo de las maquetas, no por eso se conformaron con ello, tuvieron la energía, la osadía, las ganas, y  la suerte, no sin la necesaria dosis de sacrificio y esfuerzo personal-familiar de poder rescatar material real, desde locomotoras, coches de viajeros, y un largo etcétera, para su posterior restauración. Pero, hay una fecha más realista de su fundación, es una fecha mucho más cierta y adecuada. 

Recorrido histórico

Érase una vez,  un señor llamado Don  Román Boado Endeiza que tenía en la plaza de Zabalburu una ferretería con el nombre de dicha plaza,  donde se vendía, entre otras cosas, muchas máquinas de la marca Marklin y de otras marcas, locomotoras  de vapor o eléctricas, vías  a diferentes escalas  y todo lo necesario para decorar una estupenda maqueta.

Mucha gente de aquel Bilbao industrial,  gris y lluvioso de hace 60 años frecuentaba  esa tienda para comprar  las últimas  novedades y de paso intercambiar consejos y vicisitudes con él sobre la correcta adecuación y construcción de esa “mini ciudad” imaginaria o inspirada en una real. Pero la mayoría de esas personas no se conocían entre sí, hasta que este señor Boado tuvo la iniciativa en convocarles y los reunió en su propia casa para poder ser presentados, ver su propia maqueta ferroviaria  y así  compartir entre ellos esta incipiente afición. El club de la Sociedad Bilbaina fue,  y sigue siendo,   testigo de todas estas animadas y entusiastas reuniones.

Boado y sus amigos fueron compartiendo muchos momentos más en dicho comercio de Zabalburu hasta que llegó el día de institucionalizar la fundación. Fue un domingo  2 de febrero de 1958 con la excelente colaboración como siempre con Renfe y Wagons Lits, de la mano del ingeniero don Pelayo Martínez Regidor, se reunieron en la llamada entonces estación de Abando o del Norte, para viajar en coche restaurante del propio Wagons Lits, con cocineros, camareros y su propia vajilla, en el trayecto entre  Bilbao y Arrigorriaga y volver para compartir un almuerzo con el único fin de reunir el ideario y repartir los cargos necesarios para constituir con sus estatutos lo que sería la tercera Asociación en España  (después de Barcelona y Valencia). Los pocos testigos que hoy día nos lo pueden contar,  todavía lo recuerdan como un día inolvidable; lleno de buen humor, animadas conversaciones, grandes planes e ilusionantes metas.

El grupo de fundadores lo formaron  39 personas, 37 caballeros y 2 damas. La mayoría eran de Bilbao, pero también  de origen catalán, de Madrid, Gran Bretaña, Francia y Bélgica. Eran personas de diferentes sectores profesionales:  ingenieros, empleados, abogados, administrativos, empresarios de la minería o siderurgia, funcionarios, directivos de banca pero con el ferrocarril como mismo fin. 

AAFF1Documento donado por José Antonio Galdeano

Permítanme que los cite a todos,  uno a uno, como homenaje a su obra, aunque la mayoría ya no estén con nosotros, aún tenemos al primer Presidente, Don Jose Galdeano, su mujer Maite BilbaoGabriel Moragues, todos ellos socios de honor desde el pasado 2 de diciembre. Dicha fecha se puso de manifiesto la calidad de estas personas. Cita de imborrable recuerdo para todos.

Los socios fundadores fueron los Señores Román Boado, Jose Galdeano, Alberto Astigarraga, Juan “Katiti” Allende, Eloy Villegas, José Martínez, Jorge Savin, Luis M. Acosta, Antonio Frade, Luis Martínez, Luis  Bernaldo, Jose L. Albizua, Jesús Marañon, Esteban Lacome, Ignacio Mª Hermoso, Jose Peñalver, Rufino Manene, Moises Pérez, Carlos Lapeyra, Charles Paul Nicholson, Manuel Erice, Ramón Morey, Manuel Rossich, Antonio Echeleco, Francisco Salazar, Ignacio San Miguel, Eduardo Momeñe, Higinio Ducloux, Julián Salinas, Gabriel Moragues, Juan Estrade, Gonzalo Zayas, Marisol Alfonso, Pedro Diez, Gabriel Guerra-San Martin, Maite Bilbao, José Ramón Otalora, Jose Antonio Zubigaray y Julián de Elejoste (mi padre).

Desde ese día fueron cumpliendo sus plazos y trámites hasta por fin registrar la fundación de la Asociación el 26 de noviembre de 1958, aunque no tenían sede oficial en su inicio, fueron utilizando como tal el Club de la Sociedad Bilbaína para hacer sus primeras reuniones.

No obstante, otros socios merecen una mención especial, aunque no fueron fundadores, por su labor e implicación  durante muchos años, tales como, Julián Palmero (desde pasado día 2 de diciembre nombrado socio honorifico), Martin Aramburu, Luis Astorquia, Celso Negueruela,  Emilio Fonquernie, Julio Gallego, Javier Ortega, Juan Carlos Armendariz y José Félix Garay.

El caso es que la Asociación en su historia puede contar con una serie de acontecimientos de enorme relevancia y éxito reconocido, teniendo en cuenta el escaso número de socios y los medios que entonces tenían,  aunque siempre sobrados en energía,  ilusión, humor  y buen espíritu.

1962 en setiembre hubo un gran recibimiento del llamado “Tren del Centenario” a Bilbao. La réplica del Mataró Barcelona (1848) llegaba a Bilbao ante el asombro de propios y extraños a propósito del Centenario de Ferrocarril en Bizkaia el 31 de agosto de 1863) y por la que esta Asociación colaboró incluso editando un banderín, muy común en esa época, como se muestra aquí:

AA2

1965  año con mucha actividad. En primer lugar, destacar cuando Explotación de Ferrocarriles por el Estado entrega  a la Asociación bajo la Presidencia de Manuel Rossich del coche salón procedente del ferrocarril de Santander Bilbao (era  el 5 de agosto). Este coche salón de 4 ejes número 1, de la serie AS, dotado de mirador, cocina y servicio, fabricado en Bristol Car Works (Inglaterra en 1.897),  se estaciona con carácter permanente en una vía muerta de la estación de la Concordia en Bilbao con el fin de destinarlo como sede social de la asociación.

Además, durante las fiestas navideñas, por encargo de la Feria de Muestras de Bilbao, entonces situada  junto a la Escuela de Ingenieros y el campo de San Mamés,  en el espacio dedicado al llamado Parque Infantil de Navidad, la Asociación construyó especialmente para ello una excepcional maqueta partiendo de cero, con la actividad de 10 máquinas en movimiento  simultáneo, locomotoras,  tranvías, camiones, etc. Todo gracias a la dirección y destreza de Don Gabriel Moragues, socio fundador y de honor desde el pasado 2 de diciembre.

AA3 Documento donado por Eduardo González Iturritxa

1966  con fecha de 1 de abril, el consejo de administración de Feve,  entrega la locomotora de vapor  “Guipuzcoa”, procedente del ferrocarril Vasco Navarro a la Asociación y de esa manera evitar el desguace. Una prueba más de la vieja y excelente colaboración  con Feve desde esos años.  Siendo Presidente Don Manuel Rossich, vicepresidente Jose Galdeano, Secretario Julián de Elejoste, Tesorero  Martin Aramburu y Vocal Gabriel Moragues, se evita el desguace de una parte muy importante de material real y vivo, la locomotora St. Leonard de fabricación belga de 1892. Esta locomotora era también muy querida en Vitoria, donde la llamaban “la Teresita”. Gracias al esfuerzo personal de muchos socios se pudo evitar su destrucción para restaurar totalmente y su posterior uso en perfectas condiciones. Don Julián de Elejoste, en una de sus tantas filmaciones ferroviarias por toda España, plasmó en imágenes de 8 m/m dicho rescate acompañado por dos de sus hijos.

Aprovecho para reconocer y celebrar el esfuerzo, dedicación, calidad  y éxito en la complicada y paulatina  recuperación de miles de fotogramas por don Gustavo Vieites para satisfacción de todos los amantes de este mundo.

Muchas gracias amigo Gustavo. Aquel año también se celebró en Bilbao la IV reunión de la Federación con los fondos recaudados con las visitas para ver la maqueta del Parque Infantil de Navidad.

AA4Fotograma de película filmada por Julián de Elejoste. Restaurado por Gustavo Vieites.

1967  Comienza el año con la restaurada locomotora “Guipuzcoa”.  Además, del 3 al 9 de setiembre, se celebró el XIV  Congreso Mundial de MOROP con cerca de 500 representantes de todo el mundo (77 de Francia, 63 de Alemania, 35 de Suiza, 31 de Italia, 21 de Holanda, 11 de Bélgica, 9 de Hungría, 3 de Inglaterra, 2 de Polonia, 2 de Estados Unidos) y más de 60 máquinas expuestas  repartidas en la playa de vías en la Campa de los ingleses.

En aquella ocasión, vino otra vez a Bilbao  el llamado “Tren del Centenario” circulando desde Orduña a Bilbao con varios socios vestidos a la época. Una manifestación de lujo de un  enorme material sin igual. Varios días en que Bilbao sin ser  en esa época una ciudad de turismo,  ofreció además otras actividades. Recepción en el Ayuntamiento, diversas excursiones en tren. Bilbao a Miranda en Talgo (Virgen del Carmen). También viaje a Balmaseda  con tren diésel  a  la visita del depósito,  después a Mataporquera en tren eléctrico Renfe hasta Torrelavega,  luego en autobús a Santillana del Mar y Altamira.

AA5

Fotogramas de película filmada por Julián de Elejoste. Restauradas por Gustavo Vieites. Arriba: Locomotora Confederación. En plena Campa de los Ingleses. Abajo: Composición llamada del Centenario con la réplica casi exacta de la Mataró Barcelona. Al fondo se puede ver el puente de Deusto engalanado con banderas de todos los países participantes.

AA6

También visita fluvial por la ría hasta el  Puente de Portugalete y  Santurtzi  en un barco para degustar las típicas sardinas con vuelta en tren de métrica a Bilbao. También viaje en tren en la extinta línea Bilbao a Mungia para luego ir a Bermeo y Gernika en autobús y retorno en tren a Bilbao. Además de  subida a Artxanda.

AA7Documentos donados por Eduardo González Iturritxa.

1968 el 28 de noviembre, con motivo del décimo aniversario de la Asociación, con la locomotora “Guipuzcoa” plenamente restaurada y entrenada se hace una excursión para  socios e invitados a Plentzia, que coincidía además con el 75 aniversario de la llegada del ferrocarril a ese municipio, almorzando en el club Kai-Eder. En dicho año se creó una comisión formada por  Don Manuel Rossich, Don Julián de Elejoste y Don Luis Astorquia para la conservación del conjunto histórico.

AA9Fotograma de película filmada por Julián de Elejoste 1968. Restaurada por Gustavo Vieites.

1974 se celebra el XXII Congreso de Federación de Asociaciones con la asistencia un centenar de personas. El 16 de Junio se inaugura oficialmente el nuevo local en la calle Bailen  y la colocación como monumento de la locomotora británica  IZARRA, Beyer Peacock de 1863, original del primer ferrocarril de uso público en Bizkaia, el Tudela – Bilbao donde portó el número 29. Sólo existe otra en el mundo que se puede admirar en perfecto estado es en el Museo de Transportes de Londres con el número 23, que es la que vemos abajo.

AA10

1990 Donación a la Asociación del automotor Estado  Billard 2116 (1958) y remolque SNCV Cureghem  (1953). 

AA11

1993/1996 gestiones para lograr un museo en la Casilla.  Culminando en el 12 de  Febrero de 1996 con el acuerdo unánime de todas las fuerzas políticas para hacer “un museo del Transporte o al menos del Ferrocarril en Bilbao”, gracias a la extraordinaria mediación del entonces concejal Don Pedro de la Sota, hoy día nuevo socio de Honor .

1994 Donación a la Asociación del conjunto Renfe 906. Recientemente  por falta de espacio ha sido cedido temporalmente al Museo de Monforte en Galicia.

AA12

Unidad Renfe 439 – 006 Constructor CAF Cenemesa Westinghouse 1967

Miradas al pasado y al futuro

Muchos viajes con las diferentes máquinas para socios y público en general: Balmaseda, Plentzia, Miranda, Mataporquera, San Fermines y un largo etcétera. Siempre impacientes por el siguiente viaje. No importaba madrugar o llegar de noche, ir sentado o de pie, incluso disfrutaban con el gran sorteo de quien iba de ayudante de fogonero para dar paladas de carbón. Cuántas veces oía a mi madre decirle a mi padre “pero Julián,  ¡mira cómo has venido!,”, a lo que respondía mi padre lleno de alegría, “es que me ha tocado en el sorteo y he ido a ayudar a echar carbón”.

Hoy día, en pleno siglo XXI,  ha recaído sobre mí la responsabilidad y, por supuesto,  el orgullo de ser el actual Presidente de esta asociación. Uno de los objetivos de esta nueva directiva como se puede intuir desde este  artículo es hacer  un recordatorio de los orígenes de la asociación, donde  mi padre colaboró muy activamente  desde su  inicio, rindiéndole  honor junto al resto de fundadores y  al inmenso patrimonio histórico acumulado,  preservado y  recuperado.

Además,  creemos sin ninguna duda que el mencionado patrimonio puede tener cabida en alguna estación ferroviaria, con un uso vivo  esporádico para  disfrute de los bilbaínos y el mundo entero. Es un gran patrimonio de nuestra historia. El País Vasco en general, y Bilbao en particular, como capital o principal motor de la revolución Industrial en esta región, que  trasformó nuestro mapa  por  la explotación de la minería de hierro, como principal causante, pero teniendo al ferrocarril como principal herramienta. La vida aquí se transformó a partir del siglo XIX totalmente con el auge brutal del hierro y el ferrocarril, cientos o miles de kilómetros de vías ferroviarias mineras y de pasajeros  atravesaban nuestra geografía, dando una nueva vida, una nueva economía y comunicando pueblos. Para mirar al futuro, debemos de mirar al pasado también, sobre todo cuando se tiene la suerte de conservar gran cantidad de testimonios. A veces mirar atrás  nos ayuda a coger “briada” y entender mejor el futuro.

Desde que tenemos el Museo Guggenheim en Bilbao estamos viviendo una nueva era con esta nueva revolución, la de la economía de los servicios y el turismo. Debemos tener la suficiente responsabilidad para administrarlo, mostrarlo  y rentabilizarlo. La principal meta del ferrocarril era ofrecer o mejorar las comunicaciones, en principio a las materias primas y productos, pero  posteriormente a las personas y sus pueblos, pero siempre era la comunicación.

No perdamos la gran virtud del ferrocarril; ejemplo de profesionales en comunicar a los pueblos y sus gentes.

Kepa de Elejoste Barreiro es Presidente de Asociación Amigos del Ferrocarril de Bilbao

Imagen portada: Composición de fotogramas de película filmada por Julián Elejoste sobre MOROP 1967. Restaurada por Gustavo Vieites.

Comparte y disfruta:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *