Jerez de la Frontera. Hoy me toca hacer de guía.

Jerez de la Frontera. Hoy me toca hacer de guía.

Estoy en Cádiz con unos amigos que conocen poco la zona. Es domingo y decidimos visitar Jerez. El trayecto hasta Jerez dura poco más de media hora y en él disfrutamos de unas impresionantes vistas de la Bahía con sus salinas y sus flamencos adornando el recorrido.

FLAMENCOS

Al bajar del tren les cuento que esta preciosa estación está declarada Bien de Interés Cultural. El trayecto que une Jerez con Puerto Real fue el primer tramo del ferrocarril en Andalucía allá por 1854 y se construyó para transportar las botas de vino hasta las bodegas de los barcos del Puerto en dirección al Reino Unido.

Decido empezar el recorrido por uno de mis lugares preferidos: El Alcázar. Desde allí podrán observar toda la ciudad y la campiña que la rodea desde su cámara oscura y visitar la antigua farmacia municipal con todos sus albarelos y botámenes de la época.

FARMACIA

El Alcázar es una pequeña joya, una fortaleza acogedora cargada de historia y belleza. Paseamos por la muralla, las torres, las puertas, el huerto, su pequeña mezquita, única superviviente de las 18 que tuvo en su día la ciudad, y por mi rincón favorito:

El hamman, con sus tres salas y sus lucernarios estrellados por los que entra una luz cenital que nos transporta en el tiempo.

HAMMAN

A la salida damos una vuelta por la Alameda Vieja curioseando por los puestos del mercadillo dominical atestado de antigüedades y trastos en desuso. Rodeamos la Catedral y pasamos por la puerta de una de las numerosas bodegas de la ciudad. Esta es una de esas paradas obligatorias si se dispone de tiempo. En la plaza de la Asunción, la más coqueta de toda la ciudad, nos encontramos con el antiguo Cabildo y con la iglesia de San Dionisio y su curioso estilo gótico mudéjar con toques barrocos.

dav

Y llega ese momento del que tanto nos gusta disfrutar siempre que recorremos tierras nuevas: la hora de comer. La zona escogida para tapear es la calle Consistorio. En sus escasos metros encontramos tal variedad gastronómica que es difícil escoger. Tampoco será sencillo elegir la tapa. Si optamos por unos langostinos con garbanzos o una berza jerezana tendremos el éxito asegurado. Para cuando llegamos a la Plaza del Arenal todos coincidimos en la necesidad de hacer una parada en una de sus soleadas terrazas para tomar un buen café y un buen descanso.

CALLE LARGA

Esta zona, junto con la calle Larga, está repleta de comercios y establecimientos, siendo el centro de la vida social de Jerez desde el siglo XVI. No puedo permitir que se vayan sin visitar un Tabanco. Nos dirigimos a uno de los más conocidos a finalizar la jornada disfrutando de un buen espectáculo del más puro flamenco acompañado de un buen vino de la tierra.

bty

En el tren de vuelta a Cádiz todos coinciden en que esta es una ciudad a la que hay que volver.

Texto y Fotografías: Sonia Martínez Jiménez es Escritora, viajera y fotógrafa.

Más información para viajar a Jerez de la Frontera en Cercanías aquí. También se incluye en la ruta regular del Tren Al Andalus.

Comparte y disfruta:
Hay 2 comentarios de para este artículo
    • Renfe Author at 12:33

      Buenos días, Luis, nos alegra que el reportaje de Sonia Martínez te haya recordado buenos momentos. Te animamos a seguir disfrutando de nuevas propuestas de viaje en nuestro blog. Gracias. Un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *