La Senda del Castañar, un bosque de cuento

La Senda del Castañar, un bosque de cuento

Uno de los bosques más bellos de castaños que existe en el planeta, se esconde en El Tiemblo, a menos de una hora de Madrid. En la rica provincia de Ávila, en la Reserva Natural del Valle de Iruelas, se encuentra un inmenso castañar colmado de majestuosos ejemplares centenarios que se funden con robles, alisedas, avellanos, pinos y acebos. Una Senda que sumerge en un mundo de colores, en un soñado bosque de colosos, casi exclusivo en su especie.

Un camino con historia

Un camino con historia

El Tiemblo

Muy cerca de El Tiemblo, se esconde un bosque de fábula, donde se podrían recrear miles de leyendas, entre sendas cuajadas de castaños.  Aquí los espigados ejemplares se alzan solemnes, casi rozando el cielo de la increíble Reserva Natural, ubicada en estas antiguas tierras castellanas.

El olor de los colores, y el sonido del silencio, agudizan los sentidos.

El olor de los colores, y el sonido del silencio, agudizan los sentidos.

El Tiemblo merece una visita, antes de disfrutar de su bosque. Su parroquia de Nuestra Señora de la Asunción, resulta curiosa. No está acabada, ya que casi todos los canteros de la época, fueron reclutados para trabajar en el Monasterio de El Escorial, y además, posee una interesante torre del XV. En El Tiemblo no hay que perderse los Hornos de las Tinajas de principios del siglo XIX, construidos para cubrir la gran demanda que existió en la época, cuando Carlos III autorizó la plantación de viñedos, con el objetivo de acabar con el tremendo desempleo de la época.

El bosque recoge todos los tonos posibles.

El bosque recoge todos los tonos posibles.

Un paseo entre pinos, jaras y robles

Para llegar a La Senda del Castañar hay que ascender  por una pista ancha de unos siete kilómetros. Durante la subida el paisaje es bellísimo, con un magnífico bosque de pino resinero, donde pastan las famosas reses de Ávila, y la espectacular garganta del Yedra.

Aquí hay un monumento a Félix Rodríguez de la Fuente, para recordar que el naturalista rodó aquí documentales sobre el buitre negro, una rapaz en vías de extinción. Al final de la pista aparece el puente de piedra que salva el arroyo de la Garganta, y que accede a El Regajo, una pradera ideal  para descansar antes de comenzar la Senda del Castañar.

De una textura milenaria

De una textura milenaria

La Senda del Castañar, un bosque de fantasía

En la entrada de este esplendido vergel, un joven robledal da la bienvenida, y un nada más pasarlo,  aparece una sinfonía de abedules, cerezos silvestres, y avellanos. El camino asciende ligeramente, y pronto surge el majestuoso bosque de esbeltos y longevos castaños, que se alzan infinitos hacia el cielo.

Algunos ejemplares pueden llegar a vivir hasta 1000 años

Algunos ejemplares pueden llegar a vivir hasta 1000 años

Bordeando suaves desniveles, asoma en una bifurcación, la fuente de Los Cazueleros, donde hay que tomar el camino de la derecha. Al final del camino se abre una explanada en la que está el acogedor refugio de Majalavilla.

El Refugio de Majalavilla, utilizado por ganaderos, agricultores y madereros.

El Refugio de Majalavilla, utilizado por ganaderos, agricultores y madereros.

El albergue, que casi siempre tiene leña en el exterior para encender su chimenea, se ubica en un conveniente  cruce de caminos.  Al parecer, a mediados del siglo pasado muchos tembleños pasaban largas temporadas en el monte como ganaderos, agricultores, o trabajando en la madera. Para que pudieran guarecerse, se construyeron  seis albergues  en lugares estratégicos de la montaña. Este, es el más grande y el mejor conservadoDesde Majalavilla hay que descender por el camino hasta encontrar un pino resinero, provocador por su gran talla, y bien alimentado por el nutritivo sustrato de la zona. Aquí los pinos alcanzan más de 40 metros altura.

La Reserva Natural del Valle de Iruelas, una de las más bellas de toda Europa.

La Reserva Natural del Valle de Iruelas, una de las más bellas de toda Europa.

El Abuelo, el señor del bosque

El Abuelo, es el coloso de la Senda, el señor del bosque, el soberano de savia lenta que reina en esta arboleda. Es un castaño monumental de más de 500 años, con 19 metros de altura y más de 13 de diámetro, y a pesar de estar totalmente hueco, siempre rebrota en primavera.

Dentro del Abuelo se resguardaban rebaños enteros

Dentro del Abuelo se resguardaban rebaños enteros.

Cuentan los mayores del lugar, que en su interior se podían resguardar grandes rebaños de cabras. Su tacto, su madera, su ubicación, y su inmensidad, tienen un halo mágico. El camino sigue hacia la zona más solitaria de este bosque fascinante, donde el tintineo del agua y la frondosidad, hechizan.

El arroyo y sus saltos de agua es el paraíso para truchas, y nutrias. Aquí, los centenarios castaños se mezclan con los robles, y forman un increíble contraste de colores y texturas. Guiados por el Yedra, llegamos a la placida pradera de Garrido, donde el bosque se abre.

La pradera del Garrido invita a hacer un alto en la ruta.

La pradera del Garrido invita a hacer un alto en la ruta.

Valorado por los romanos

En esta llanura hay otra bifurcación de la que se toma el camino de la izquierda, donde después de atravesar un pequeño rebollar, se llega al Castañar del Resecadal. Este rincón está cuajado de robustos troncos, de enormes y perfectas copas. A los pies de su tronco acumulan frutos envueltos en cúpulas espinosas en forma de globo. Estos titanes cuentan con una edad media de 150 años, aunque hay ejemplares que pueden vivir hasta 1000 años. A través de la historia, el castaño ha sido un árbol muy cotizado, sobre todo en la época de los romanos.

Las castañas son un fruto muy apreciado desde la época de los romanos.

Las castañas son un fruto muy apreciado desde la época de los romanos.

Era un alimento básico para las legiones por su fácil transporte y valor energético. Así que promovieron su plantación,  y distribución. En esta parte del sotobosque, gracias a la excelente calidad de la tierra, conviven con el castaño, saúcos, fresnos, cerezos silvestres, olmos, acebos, avellanos y majuelos, un manjar para ardillas, jabalíes, ginetas, y corzos. Algo más adelante se alza el Castaño Codao, singular por su viejo tronco central, del que nacen rebrotes que crecen con fuerza.

Desde aquí arranca el descenso por un camino sinuoso y con gran pendiente, donde llaman la atención las enormes rocas graníticas que salpican los márgenes del sendero. Continuando por la pista, aparece un cruce donde  hay que tomar el camino de la derecha, para llegar de nuevo al puente de entrada a la Senda del Castañar.

De princesa de Asturias, a reina de Castilla

No hay que dejar esta sensacional tierra sin visitar el conjunto escultórico de los Toros de Guisando. En la margen izquierda del arroyo Tórtolas, junto a la Cañada Real, se encuentran los espléndidos Toros de Guisando. Son cuatro esculturas de granito de la época los vetonesEstas tribus de origen celta poblaban, antes de la llegada de los romanos, las provincias de Ávila, Salamanca y Portugal .Se cree que los toros se esculpieron en la Edad del Hierro, entre los siglos II y I a.C. Al parecer, para los vetones la ganadería era fundamental para su subsistencia, por ello tallaron estas esculturas protectoras de los animales.

De Vetones y reinas de Castilla.

De Vetones y reinas de Castilla.

Este lugar da nombre al Tratado de los Toros de Guisando, porque en el siglo XV, aquí se rubricó el compromiso entre el rey Enrique IV, y su hermanastra Isabel I de Castilla. Mediante esta firma, Isabel se proclamó Princesa de Asturias, y heredera al trono de Castilla. También es conocido  como la Venta Juradera, y de aquel acontecimiento, que marco la historia de nuestra península, sólo se conserva un pequeño muro.

El Tiemblo esconde este gran secreto.

El Tiemblo esconde este gran secreto.

Texto y Fotografías: Irene González es Periodista y amante de la fotografía / @gys_com GsComunicacion

Reserva tu próxima escapada a Ávila para aventurarte en un bosque de cuento aquí.

Comparte y disfruta:
Hay 26 comentarios de para este artículo
  1. Susana at 19:23

    Me parece un artículo muy interesante de una zona muy desconocida para la mayoría de españoles: nunca hubiera imaginado una reserva natural de este tamaño y diversidad de arboles en plena Castilla.
    Muy bien explicado, dan ganas de irse mañana mismo de excursión para conocerlo!
    Excelente reportaje y fotografías .

    • Renfe Author at 20:30

      Buenas tardes, Susana, a nosotros nos alegra que hayas disfrutado con el reportaje de Irene González y te animamos a disfrutarlo. Gracias por tu comentario. Un saludo.

  2. Antonio at 23:05

    Un reportaje muy interesante que invita a realizar la senda. Me ha enganchado y las fotos son espectaculares. Deberíais enlazar el blog con el de renfe.

    • Renfe Author at 7:01

      Buenos días, Antonio, te agradecemos el comentario y animamos a que emprendas viaje rumbo al bosque de cuento que Irene ha captado de modo tan bello en su colaboración para el blog de Renfe. Gracias. Un saludo.

  3. Santiago at 11:08

    Como Antonio, opino deberíais linkar vuestro blog con el de RENFE. En cuanto deje de llover iré a El Tiemblo a recorrer esta preciosa senda. Un buena mezcla de historia y naturaleza. Está contado de tal manera que la hace muy apetecible. Las fotos son preciosas. Gracias Santi

    • Renfe Author at 13:33

      Buenos días, Santiago, muchas gracias por tu comentario. Nos alegra que hayas disfrutado con el reportaje de Irene González. El post está publicado en el blog de Renfe. Esperamos seguir viéndote por aquí. Gracias. Un saludo.

  4. Jaime Sornosa at 13:09

    Si no fuera por el peligroso tiempo que está haciendo estos dias mañana mismo comenzaba mi excursión por esa zona tan maravillosa. Aunque solo sea por la belleza que relejas en las fotos consigues que los aficionados a conocer lo más bonito de nuestro país disfrutemos (y aprendamos) cada vez que leemos tus reportajes.

    • Renfe Author at 14:00

      Buenos días, Jaime, a ver si el tiempo acompaña y pronto disfrutas del bosque de cuento que Irene González describe y capta de modo tan mágico. Gracias por tu comentario y feliz domingo. Un saludo.

    • Renfe Author at 16:17

      Buenas tardes, Rita, a nosotros nos encanta que te haya encantado el bosque de cuento que tan bien relata y capta Irene González. Un saludo y feliz jueves.

  5. Cristina at 17:43

    La verdad es que después de leer el artículo y de ver las preciosas fotos que lo ilustran, he decidido ir este sábado a conocerlo. Gracias por enseñarnos estos maravillosos parajes de España!

    • Renfe Author at 18:37

      Buenas tardes, Cristina, ahora sólo necesitas que el tiempo te acompañe porque el paisaje y la belleza te la garantizamos. Disfruta de la travesía. Gracias por tu comentario. Un saludo.

  6. Clara Acuña at 20:10

    Gracias por estas ideas, son geniales. Me ha gustado tanto, que este domingo iré con mis niñas. Las fotografías son maravillosas.

    • Renfe Author at 21:27

      Buenas tardes, Clara, nos alegra haberte propuesto planes para disfrutar con tus niñas. Esperamos que tengas una experiencia maravillosa. Gracias por tu comentario. Un saludo.

  7. Inma Puertas at 11:36

    Esta Senda me ha encantado. Parece mentira que un paseo por el campo, tan cercano y para mi desconocido, sea tan bonito. Las fotos son preciosas, y el reportaje más. Gracias por la idea. Inma

    • Renfe Author at 12:01

      Buenos días, Inma, gracias a ti por tu comentario. Nos alegra que te hayan gustado las fotos y la propuesta de Irene González. Feliz viernes. Un saludo.

  8. Sofia at 11:23

    Un reportaje de cuento que me ha gustado muchísimo, y una fotos maravillosas. Vaya país bonito y desconocido. Haré la ruta, gracias. Estaría bien que las publicarais en RENFE, los usuarios que sacamos billetes os lo agradeceremos

    • Renfe Author at 12:37

      Buenos días, Sofía, muchas gracias a ti por tu comentario. El reportaje de Irene González está publicado en el blog de Renfe. Esperamos volver a leerte por aquí. Un saludo.

    • Renfe Author at 15:23

      Buenas tardes, Mar, nos alegra que te hayas animado a disfrutar en familia del bosque de cuento que Irene González describe. Feliz viaje. Un saludo

  9. ANTONIA at 9:20

    Buenas tardes:

    Deseo comprar varios billetes con tarifa promo. ¿Si hay sitio en el vagón la asignación de plazas se hace junta o es completamente aleatoria? Muchas gracias

    • Renfe Author at 11:04

      Buenos días, Antonia, en la Tarifa Promo las plazas correlativas no están garantizadas. Te sugerimos que llames al número de Atención al Cliente gratuito 912 320320 para ampliar información. Gracias. Un saludo.

  10. Angel at 18:51

    Precioso reportaje y unas fotos muy buenas. Me ha gustado mucho la mezcla entre naturaleza e historia. Haré esta ruta, muy cerca y desconocida para mi. Muchas gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *