El Expreso de la Nostalgia: estrellas que se apagan por el Parkinson

El Expreso de la Nostalgia: estrellas que se apagan por el Parkinson

La reciente celebración del Día Mundial del Parkinson es una excusa perfecta que inunda la memoria musical, con una densísima carga de recuerdos, de estrellas que han dejado de iluminar el firmamento musical tras el diagnóstico de esta enfermedad como Neil Diamond y Linda Ronstadt.

En el mundo musical actual, continuamente polarizado, los viajeros ilustres que nos acompañan son queridos y respetados, por fans de todos los gustos y estilos. La movilización es de obligado cumplimiento. Ante los destellos de inquietud que provoca el fin de su carrera, reivindicamos su carisma para ensimismarnos en el aura que alcanzan sus éxitos.

Aunque los techos de la memoria musical son los que se imponen de manera cotidiana. Desde el andén, con la complicidad habitual, cargamos con un excelente equipaje de canciones para bandear un sentido homenaje a quienes representan parte de la quintaesencia de la música americana:

El cotidiano ‘déjà vu‘ en el interior de los vagones del expreso no defrauda las expectativas. Muy al contrario crea más adeptos. Sé que en esta convulsa época de falso sentimentalismo es peligroso citar los atributos nostálgicos de ciertas canciones pero las evidencias nos absolverán. Su huella musical y sus letras permanecen intactas después de superar los cincuenta años de carrera.

Es curioso que casi nunca reconozcamos la historia musical cuando reaparece. Porque lo cierto es que, contra lo que suele creerse, las canciones se repiten a menudo, sólo que se emiten bajo voces tan distintas que a veces (no) es muy difícil reconocerlas. Un tema compuesto por el propio Neil Diamond que se popularizó con la versión de The Monkees.

Hay canciones que sin proponérselo marcan una carrera: Sweet Caroline. Uno de los mayores éxitos de Neil Diamond  versionado por artistas de estilos tan diferentes como Elvis Presley, Julio Iglesias, Roy Orbison, U2 o Frank Sinatra. Se la dedicó a la hija del ex presidente John F. Kennedy. Escuchamos una particular interpretación de uno de los patriarcas del country

Algunas canciones son antorchas que iluminan nuestro viaje como “Kentucky woman” La canción de la que Deep Purple hizo su propia versión un año después de que la compusiese y grabase el cantante de Nueva York.

No cuesta ni un minuto ni casi ningún esfuerzo, salvo el de la simple enunciación al mencionarlo y quizás algún gasto nostálgico, reencontrarnos con otras maravillosas canciones como “Song sung blue” incluida en el disco “Moods”. Compuesta sobre la base del Concierto para Piano No. 21, el andante de Mozart.

Los momentos importantes continúan en nuestra memoria musical. Los cantantes más significativos no pasan de largo, ocupan un periodo de nuestra vida y dejan huella en nosotros.

Con los años, los favoritos se convierten en clásicos. La curiosidad musical se sacia y las dudas se despejan al escuchar esta versión. Enfrascarse en comparaciones no es apostatar de los valores artísticos de los ilustres viajeros.

No importa que lleven media vida sobre los escenarios, ni que sus primeros éxitos continúen grabados en la mente de sus fans incondicionales. No se dan por vencidos. Comparten una particular obsesión; no hablan de la memoria, sino de la inmensidad del olvido. De la imposibilidad de comprender la existencia sin su carrera musical. Todo es verdad pero nada es exacto. Neil Diamond asegura que continuará componiendo.

Musa caprichosa con voz propia. El repaso a su carrera nos describe la concatenación de versiones exitosas.

El enjambre de artistas que participan en el viaje explica el valor coyuntural de este expreso. El viaje es un discurrir de canciones alienadas entorno a nuestros protagonistas. Curiosas y ambiguas sus carreras. De referentes de la música pop americana al “aspirantazgo” de la historia  musical.

Donde hubo fuego quedan rescoldos dice el refrán. La frase no está muy alejada de la realidad. Las canciones  que acompañan la carrera de nuestra protagonista suponen un motivo más de agitación musical como su participación en el homenaje a Chuck Berry:

A pesar de las circunstancias, el visado artístico nunca caduca. Su currículum se incorporó a los templos de la música con canciones como:

Una de las cantantes más completas de la música americana, la conjunción  del talento e influencia con otros artistas y la interpretación de fantásticas versiones como la popular canción del Roy Orbison, “Blue Bayou” la llevan al estrellato.

Musa y amiga de unos primigenios Eagles se atrevería con algunas de sus grandes canciones:

Folk, country, rock, ranchera, jazz, big band, todo era posible en la carrera de la primera dama del rock. Con sus inseparables amigas, la entrañable Emmylou Harris y la fantástica Dolly Parton formó el trío más famoso de la música americana. La amistad y el virtuosismo vocal de estas tres divas facilitó el resto.

Lo prometido es deuda. Y las deudas obligan. Fiel a su inquebrantable compromiso con la genuina música mexicana, que le permite conservar un alto grado de pureza en su relación con las raíces maternas, nos deleita con un clásico de la gran Lola Beltrán:

No podemos abandonar este Expreso de la Nostalgia, tan especial,  sin realizar una parada en Chicago “in memorian” de Maurice White, el líder fundador del influyente grupo de música funk y disco Earth, “Wind and Fire”, quien nos cautivaba en la década de los setenta y nos dejó hace dos años por las secuelas del parkinson que sufría.

Este Expreso de la Nostalgia llega a su fin con un deseo; que se encuentre una vía para detener la progresión del Parkinson, revertir sus síntomas y erradicar la enfermedad. Mientras tanto seguiremos apostando por viajar en busca de la recóndita nostalgia musical de permanente actualidad.

A nadie puede extrañar que esta aventura continuará. Próxima Estación: mayo.

Tino Carranava  es Periodista  / @tinocarranava

Fotomontaje locomotora:  Amparo Domingo / Manuel Magán

Comparte y disfruta:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *