Próxima parada: Puerto de Santa María

Próxima parada: Puerto de Santa María

Suena tímidamente la melodía del despertador. Antes de abrir los ojos recuerdo que por fin ha llegado el día. Me esperan momentos llenos de luz, de sabor, de espuma de mar y de azules.

El Puerto de Santa María está al final del camino. Me dirijo a la estación de Madrid-Puerta de Atocha con tiempo para desayunar y pasear entre su Jardín Tropical. En medio de ese oasis repleto de luz cenital comienza nuevamente mi viaje. Es un recorrido familiar para mí, siempre planeado con el mismo entusiasmo y con la misma certeza de que valdrá la pena recorrer esos kilómetros para reencontrarme con todo lo tan bien conocido.

Subo al tren y ya acomodada en mi asiento ojeo en el móvil el pronóstico del tiempo. Una temperatura suave me acompañará estos días unida a un suave viento de levante. La flecha que lo indica solo tiene un palito, como dicen los del lugar.

Sin apenas percibirlo el tren ha empezado a moverse. Abandono la suave cubierta acristalada de la estación y un cielo azul salpicado de nubes empieza a desfilar por mi ventana. En este momento en mi mente se suman el placer del viaje y el placer del destino.

CAMPOS DE CASTILLA

En unos pocos minutos el paisaje urbano da paso a las anchas llanuras de Castilla. Repaso mentalmente mi agenda y sonrío al confirmar que, además de algunos compromisos ineludibles, dispondré de tiempo suficiente  para poder disfrutar una vez más de todo lo que mi destino me ofrece.

PLAYA DE LA MURALLA

Por las mañanas nada mejor que empezar la jornada con algo de ejercicio en la playa de la Muralla o en la de Valdelagrana, disfrutando de sus inmejorables vistas de la Bahía con la ciudad de Cádiz recortada en el horizonte.

PLAYA DE VALDELAGRANA

En esta época del año no puedo dejar de recorrer los Toruños y pasear entre sus pinares o sobre sus pasarelas observando como hordas de cangrejos violín se escabullen a mi paso, y como un grupo de alegres chorlitejos se afanan en rebuscar con sus picos en el barro degustando lo que parece ser un manjar para todos ellos.

LOS TORUÑOS

En estas estoy cuando el tren hace su primera parada y vuelvo a la realidad. En unos pocos minutos vuelven a desfilar a toda velocidad a través del cristal paisajes cambiantes. En esta ocasión me hipnotizan hileras de parras primorosamente alineadas que se alejan uniéndose en el infinito.

Con el suave mecer del tren vuelvo a repasar mis planes: Un paseo hasta Cádiz por la Bahía en el catamarán. A mi mente acuden recuerdos imborrables cuando siendo niña hacía ese mismo viaje de la mano de mi madre en su predecesor, El Adriano III, familiarmente llamado «el Vaporcito del Puerto» y que fue declarado bien de interés cultural  convirtiéndose en símbolo de la ciudad. Otra vez descubro mi sonrisa reflejada en el cristal. Al otro lado el paisaje comienza a ondularse y las viñas a transformarse en olivares.

VOLANTES

Ya estamos en Andalucía y nos acercamos a Córdoba. Es el momento de tomar un café. Me dirijo al vagón restaurante y allí coincido con una pareja joven de viajeros con mi mismo destino que no conocen la ciudad. Al saber que soy habitual de la zona me preguntan qué no pueden dejar de visitar. Les hablo de las bodegas, de la Fundación Rafael Alberti, del Castillo de San Marcos, del primer tristemente famoso Penal del Puerto, de su Faro rodeado de mil colores, de la Feria de Primavera con su blanca noria y sus trajes de volantes… Y así, entre charlas y sugerencias y casi sin darnos cuenta hemos reanudado la marcha en la Estación de Santa Justa en Sevilla.

Según avanza, el día acentúa su primavera. Una brisa justa mece la vegetación haciendo relumbrar sus colores. Infinitos tonos de verdes, lilas, blancos y amarillos vuelan al otro lado del cristal. El cielo azul como solo es en el Sur. Respiro profundamente. En apenas unos minutos atravesaremos el río Guadalete y mi viaje habrá llegado a su fin. La tierra se transformará en agua y una infinidad de canales, esteros, pinares y salinas salpicados de gaviotas me darán nuevamente la bienvenida al llegar a mi destino.

Texto y Fotografías: Sonia Martínez Jiménez es Escritora, fotógrafa y viajera.

Compra tu escapada a Cádiz aquí y consulta cómo llegar a Puerto de Santa María en Cercanías.

Comparte y disfruta:
Hay 2 comentarios de para este artículo
  1. Estrella at 8:29

    Guauuu!!
    Qué pasada, qué maravilla de redacción. Las fotografías, preciosas. He sentido que hacía el mismo recorrido que la escritora. Mi próximo destino, Puerto Santamaría.

    • Renfe Author at 9:09

      Buenos días, Estrella, a nosotros nos alegra que hayas disfrutado con el reportaje de Sonia Martínez. Esperamos volver a leerte por aquí. Gracias por tu comentario y feliz sábado. Un saludo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *