La seguridad (eso que gusta, pero preferimos no ver)

La seguridad (eso que gusta, pero preferimos no ver)

La seguridad —definida sin diccionario, como haría un niño— es la sensación de que no te va a pasar nada malo. Esta es, a priori, una descripción muy simple, a la que vamos anexionando condiciones y requisitos conforme vamos creciendo y teniendo más razones para tener miedo. Cuando los adultos tenemos miedo ponemos medidas de varios niveles: El primer nivel en el modus operandi de los adultos es asegurarse de que el peligro se mantiene lejos. Y vigilarlo constantemente. Eso, quizá, pueda resultar estresante. El segundo nivel es, por tanto, mantener al peligro lejos de manera permanente, hasta el punto de quedarnos tranquilos y olvidarnos. Si estos adultos estudian Ingeniería y se especializan en transporte ferroviario, siempre se sentirán en el nivel 1 —en alerta—, aunque el resto del mundo esté dormido en el tren.

Este es un texto escrito para tu tranquilidad. Permíteme ponerte en contexto. Soy diplomática hablando, pero si hay algo que no dejo claro no dudes en escribirme. 

Voy. Hay una costumbre de referirse al tren como simplemente “el tren”. Sin embargo, a ojos de los que trabajamos con trenes, lo correcto es hablar del “sistema ferroviario”. Cuando hablamos de “sistema”, podemos ser más precisos a la hora de definir.

Safety y Security, esa es la cuestión

Con esto dicho, sigo. El concepto seguridad en español mete en un mismo saco lo que en inglés son dos: Safety y Security. En francés también son dos, pero contrastados con el inglés, son false friends: safety es securité y security es sûreté. Este desglose del inglés es apto para detallistas, y tiene mucho sentido. Safety y Security son, según veo, como dos hermanos mellizos. Difíciles de diferenciar al principio. El primer paso es, por tanto, exponer qué es cada uno de ellos.

Safety puede verse como el “hermano pequeño” de Security. Del primer concepto escribí un artículo llamado Los trenes (o por qué te puedes dormir en ellos, pero no quieres). Te recomiendo leerlo, porque te servirá para entenderlo todo . Dentro de este desglose hay que comprender que uno no es uno sin el otro. Y quien tiene más influencia es Safety. O sea, que si Safety, conceptualmente no está presente, por mucho Security que haya, no habrá seguridad.

Safety son las condiciones endógenas al sistema ferroviario, mientras que Security incumbe a las condiciones exógenas. Cuando hablamos de sistema del sistema podemos diferenciar entre lo que éste hace por sí mismo para ser seguro, y lo que desde fuera puede hacerse para mantener su integridad.

Security hace falta porque, en el mundo real, el sistema ferroviario es atacado o es susceptible de ser atacado en cualquier momento. Ataques de todo tipo. Vandalismo (el graffiti es vandalismo —y no arte— si para crearse necesita robar espacio y tiempo a la gente), robos, ciberataques, un objeto caído a las vías, o una persona. Parece que no, sin embargo, todo lo que impida que el sistema ferroviario funcione armónicamente es un ataque. Y al tren los hay que lo ven como un monstruo mitológico, no sé por qué.

Safety son las condiciones endógenas al sistema ferroviario, mientras que Security incumbe a las condiciones exógenas.

Un ataque, por muy nimio que parezca, se toma muy en serio por lo impredecibles y fatales que pueden ser sus consecuencias. Las consecuencias, medidas en tiempo y en dinero: desde que llegues tarde a donde quieres ir hasta no llegar.

De modo que, para nuestra tranquilidad, el sistema ferroviario cuenta con varios pilares para protegerse:

  • Factor humano: básicamente, humanos que se aseguran de que los humanos se portan bien. Portarse bien es igual a no atacar al sistema ferroviario, visto fríamente. en este caso, lo que hace al ser humano ser humano es lo que le hace ser el eslabón más fuerte y el más débil al mismo tiempo. Seres humanos salvan a personas de caer a las vías y seres humanos paran trenes para destrozarlos. Héroes y villanos al mismo tiempo, cómo lo hacemos…
  • Tecnología: no es solo cámaras de vídeo vigilancia, radares, detectores y lo que nos imaginamos. Tampoco se trata de la inteligencia artificial como único avance tecnológico, que viene muy bien, por supuesto —en nombre de la seguridad a día de hoy puedes hacer lo que quieras—. La tecnología al servicio de la seguridad incluye algo como la cuenta de Twitter de Renfe y Cercanías a las que un usuario puede escribir en caso de incidencia. Normativa para que el factor humano y la tecnología se apliquen. Hay muchísima normativa, congresos, conferencias, entrevistas, protocolos… ¿Suena aburrido? Mientras lees este artículo en algún lugar del mundo hay gente estudiando normativa.
  • Estrategia: a ver, la estrategia es una palabra muy en boca de las personas en los negocios. Pero en un campo como éste es algo de lo que no se puede prescindir. Como las personas que cumplen sus objetivos de Año Nuevo; el primer paso es hacer un análisis de la situación actual, y después establecer los objetivos a cumplir. Como en este caso el objetivo es asegurar la integridad del sistema ferroviario, los pasos a cumplir pasan por las pruebas a llevar a cabo hasta el establecimiento de normativa, pasando por la coordinación del capital humano y la configuración de la tecnología. Dicho muy seriamente.

Esther Bolekia

Otras medidas relacionadas con el confort: La seguridad es un concepto que si está, nos da la vida; si no está, no queremos ni salir de casa. En los 90, la idea era que no te asaltaran por la calle; ahora también lo es, pero el confort se está asociando tanto a la seguridad, que en esta parte del mundo incluso ha modificado la pirámide de Maslow: que me quiten todo, menos mi móvil. Eso sí, que mi móvil tenga batería e internet. Y que el tren esté limpio y no haya malos olores. Ahí, el factor humano: es el más complicado.

La seguridad es un concepto que si está, nos da la vida; si no está, no queremos ni salir de casa.

Al final todo es para que vayas en tren y ni siquiera pienses en lo que podría pasar fuera de lo que concibes que haga un tren. Si no piensas en lo malo que puede pasar —o tu mayor preocupación es ir de pie— el sistema ferroviario está haciendo un buen trabajo.

Esther Bolekia es Ingeniera Ferroviaria y Amante del Ferrocarril: de ir en trenes desde pequeña, tanto roce hizo cariño. Paralelamente dirige la revista Dévé, de estrategia, liderazgo y estilo de vida. Le gusta mucho el té verde y le pierden las galletas. @superkmcqueen

Comparte y disfruta:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *