Renfe  adapta la oferta en todos sus servicios comerciales a la demanda actual, y reduce las circulaciones de Ave y Larga Distancia del 50% al 30%. Además, solo estarán disponibles un tercio de las plazas de los trenes en circulación, con lo que la operadora solo venderá el 10% de los billetes habituales.

La compañía solo venderá el 10% de los billetes habituales, al mantener la distancia de seguridad entre los viajeros de 1/3 de la ocupación del tren.

La demanda actual ha caído un 95% sobre la habitual, y la ocupación de los servicios comerciales de Renfe ha descendido considerablemente en todos los corredores, situándose por debajo del 10%. Renfe se está poniendo en contacto con los viajeros que pudieran verse afectados por esta medida, reubicándolos en otros trenes.

Por lo que respecta a Cercanías, los servicios pasan del 100% establecido en el Real Decreto que declaró el estado de alarma, a una reducción en horas valle del 50%, manteniendo hasta el 80% de las frecuencias en hora punta para garantizar la necesaria distancia entre viajeros.

Los servicios de Cercanías se reducen un 50% en horas valle y se mantienen hasta el 80% de las frecuencias en hora punta.

Estas medidas han sido adoptadas en el marco del Estado de Alarma decretado por el Consejo de Ministros con motivo de la epidemia de coronavirus, que obliga a una situación excepcional de movilidad y la aplicación de medidas sanitarias. Renfe desaconseja viajar salvo por razones inaplazables o de extrema necesidad.