Recoletos

En pleno centro de la capital, junto a los distritos de Salamanca y Centro, se encuentra este apeadero (denominado así nuevamente desde finales de 2019 por no contar con personal ni gabinete de circulación), lo que todos conocemos como “la estación de Recoletos”( Líneas C-1, C-2, C-7, C-8 y C-10 de Cercanías Madrid). El enclave en el que se encuentra es destino de muchos viajeros, no solo por razones laborales o su céntrica ubicación. La cultura aparece nada más salir al exterior. La Biblioteca Nacional y el Museo Arqueológico nos esperan con los brazos abiertos. Su nombre viene del propio Paseo donde se encuentra ubicada, el Paseo de Recoletos. Pero vamos más allá. ¿De dónde viene Recoletos?

Tanto el paseo como el apeadero toman el nombre del desaparecido convento de Recoletos de San Agustín que se situaba en los solares ocupados hoy por el palacio del Marqués de Salamanca y actualmente sede de la Fundación BBVA, y la propia Biblioteca Nacional. En pleno siglo XVI, las huertas inundaban esa zona de Madrid.  El convento de Recoletos fue fundado en 1592 por doña Eufrasia de Guzmán, princesa de Asculi y Marquesa de Terranova. Tres años después, los agustinos tomaron posesión del monasterio y allí continuaron hasta 1836, cuando fue derribado tras la desamortización de Mendizábal y, en su lugar, se construyó el citado palacio del Marqués de Salamanca.

A medio camino entre la Plaza de Cibeles y la Plaza de Colón, Recoletos no tiene enlace actualmente con metro aunque sí existía una conexión subterránea entre las citadas plazas que fue clausurada en 1984 por actos vandálicos y delictivos durante las horas nocturnas.

Sol

Aunque la estación de Cercanías (Líneas C-3, C-3a y C-4 de Cercanías Madrid) cuenta con, relativamente pocos años de historia, el nombre de la misma y todo lo que conlleva nos hace remontarnos a la Guerra de las Comunidades de Castilla entre 1520 y 1522. Las historias cuentan que en junio de 1520 comenzó el alzamiento de Madrid con el Movimiento Comunero y decidieron construir una fortificación (se habla de un castillo y una muralla, también de una torre; con puertas que servían para controlar el acceso a la ciudad). En unas de las puertas se sitúan las dos hipótesis que dan lugar al nombre:

-La puerta tenía una figura de un sol (tallada o pintada por un autor desconocido) sin tener certeza de su simbolismo. Podría deberse al azar o casualidad del propio artista o porque el castillo o torre estaban orientados hacia la salida del sol.

-La puerta estaba orientada hacia el este, lugar por donde sale el sol e iluminaba cada mañana la ciudad en toda su plenitud.

Sin tener certeza de ello, la estación se sitúa en la misma plaza de la Puerta del Sol conectada con varias líneas de Metro de manera subterránea y con multitud de ocio, cultura e historia una vez llegas a la superficie.

Pirámides

Relativamente cerca del Río Manzanares se sitúa la estación de Pirámides (Líneas C-1 y C-10 de Cercanías Madrid). En este caso se convierte en un intercambiador de transporte debido a su confluencia con la línea 5 de Metro. Tampoco se calentaron mucho la cabeza a la hora de escoger un nombre. En dirección a la Glorieta de Pirámides, aunque mucho más próxima al Paseo de Acacias, se encuentran la estación de Cercanías Renfe y la propia con el mismo nombre de Metro de Madrid.

¿Pero de dónde vienen las Pirámides?

Bien, si bajamos por el Paseo de las Acacias en dirección al Manzanares nos encontramos con la Glorieta de Pirámides. Inicialmente esa glorieta se denominó Glorieta del Puente de Toledo ya que constituye la puerta de acceso al citado puente. Su actual nombre proviene de dos grandes obeliscos construidos por Francisco Javier de Marietegui y erigidos en la plaza en 1831, aunque no fue hasta 1944 cuando la citada glorieta cambió su nombre debido a los monolitos. El motivo de su creación fue el interés de la época por engalanar las ciudades con adornos romanos o egipcios. Estos obeliscos gemelos fueron construidos con una mezcla de granito y caliza y 14 metros de altura. La parte piramidal, que da nombre al monumento, mide unos 7 metros y se asienta en la base sobre cuatro esferas doradas. A mediados de los años 90 fueron restaurados creándose una isleta central ajardinada y se instaló una fuente como acompañamiento de dichos elementos.

Aunque estos obeliscos suelen pasar desapercibidos, las mejores vistas las tienen de noche. Cuatro focos iluminan esas pirámides y el conjunto gana en vistosidad para ser retratados. ¿Te animas? Desde la propia estación de Cercanías de Pirámides los tienes a tiro de piedra y podrás continuar el paseo por Madrid Río, justo debajo del Puente de Toledo.

Los Molinos

En plena sierra de Guadarrama, se encuentra este municipio madrileño, aunque antaño la zona fue muy disputada por madrileños y segovianos interesados en sus bosques, pastos y caza. En tiempos de Alfonso X el Sabio  estuvo vinculado al Real del Manzanares. Con el comienzo de la construcción del Monasterio de El Escorial en 1563, se inicia la industrialización de la demarcación y la necesidad de materias primas, entre ellas la harina. Por ello, en el tramo del Río Guadarrama y hoy adscrito al municipio, se construyeron, al menos, tres molinos harineros donde se encargaban de la  molienda de varios cereales. Y de ahí que la gente empezara a referirse a esta zona como “los molinos”.

En el siglo XVI Fernando Colón menciona el lugar dentro de la zona de Guadarrama y en los siglos XVII y XVIII Los Molinos era demandado en la corte de Madrid por sus materias primas como la piedra, madera e incluso el hierro. Los baños de sol recetados por los médicos en el siglo XIX ,el ocio y sosiego del lugar hacen de Los Molinos un destino perfecto para el descanso y veraneo de los madrileños.

Desde la estación ferroviaria (Línea C-8 de Cercanías Madrid), llegarás en 20 minutos andando a la ribera del río.

Getafe

Es un municipio y ciudad de la zona sur de la Comunidad de Madrid y una de las más industrializadas del área metropolitana de la capital. De hecho, el propio municipio cuenta con cinco paradas de Cercanías Madrid en las Líneas C-3, C-3a y C-4 y conexión con Metro en dos de ellas. La historia etimológica de su nombre proviene del árabe. En la Edad Media el actual municipio no existía pero confluían varias aldeas (entre ellas Alarnes, situada muy cerca del actual casco urbano con un arroyo y tierras fértiles) que se fueron uniendo en un pueblo situado a lo largo del camino real que unía Madrid con Toledo. Este nuevo pueblo se llamó Xatafi.

Xatafi, que comenzó a usarse aproximadamente en el año 1150 proviene de la palabra árabe Jata y su traducción como “algo raro”. Se podría deducir que se refería a la larga calle principal del pueblo, que no era otra que el camino real. A partir de entonces, el nombre fue evolucionando y se han encontrado escritos de 1249 referentes al pueblo con los términos Sataf, Xataf o Xeetafee quedando en desuso el término Xatafi. A partir de ahí, el nombre evolucionó pasando por Xetafi, Jetafee, Jetaphe, Jetafe y, finalmente, Getafe.

Desde la estación de Cercanías Getafe Central puedes llegar a pie a la Calle Madrid, eje vertebrador de la ciudad y parte del antiguo camino real. ¿Te apuntas a rememorar los orígenes de la ciudad?

¿Sabías que…?

¿La estación de Cercanías Vicálvaro (Líneas C-2, C-7 y C-8)  corresponde a la parada de metro de la línea 9 Puerta de Arganda?

¿La estación de Cercanías Vallecas (Líneas C-2, C-7 y C-8) corresponde a la parada de metro de la línea 1 Sierra de Guadalupe?

En las dos estaciones de Cercanías Madrid confluyen dos medios de transporte para el mismo lugar y diferentes nombres. Curiosidades del transporte.

 

Texto: Raquel Sanabria Fernández / Gerencia Comercial en Cercanías Madrid.

Fotografía portada: Paseo de Recoletos, antes de edificar la estación que lleva su nombre / Archivo Histórico Ferroviario del Museo del Ferrocarril de Madrid.

Consulta las tarifas y bonos que mejor se adapten a ti y descubre todas las posibilidades que te ofrece Madrid en Cercanías. Localiza tu estación Cercanías Madrid.